Huesca El Real Zaragoza logra un colchón de siete puntos con el descenso

El Real Zaragoza logra un colchón de siete puntos con el descenso

Los de Víctor Fernández están más cerca de la permanencia
Los de Víctor Fernández están más cerca de la permanencia

Jornada más que propicia para los intereses del Real Zaragoza. Primero porque el conjunto aragonés lograba salir airoso de un choque de alta tensión, como el que enfrentó este domingo ante el Córdoba. Y, segundo, porque los resultados de sus rivales directos le han beneficiado. Tanto que, a día de hoy, la distancia con la zona de descenso se ha ampliado hasta los siete puntos. 

Es el Lugo el que marca precisamente ese fino hilo entre la vida y un destino incierto, pero teñido de negro. Los gallegos caían por 4-1 en Las Palmas, confirmando su pésima dinámica que les está llevando a meterse en un pozo sin fondo. Y el Real Zaragoza encontraba un héroe más que inesperado, Marc Gual, con un hat-trick que llega en el momento más decisivo de la temporada. 

El entrenador del conjunto maño Víctor Fernández explicaba minutos después del triunfo que "era fundamental ganar este partido", recordando que "no era decisivo, pero los puntos sí son vitales". En este sentido, ha comentaba que no ganar "hubiera supuesto una carga a nivel emocional muy negativa y todo eso pesa porque es un equipo de niños, son muy jóvenes, y soportar estas situaciones resulta más difícil que a otros equipos". 

Palabras tenía también el técnico para el gran protagonista de la noche, el citado Marc Gual. "Los delanteros viven de los goles y ha marcado tres, ha estado certero y peligroso y ha demostrado estar centrado en su trabajo", valoraba, incidiendo en que han logrado "recuperar a un jugador para la causa". 

De aquí en adelante, con 18 puntos por disputarse, el Real Zaragoza depende más que nunca de sí mismo. "Ya tenemos una serie de puntos acumulados respecto a los demás", admitía aliviado, aunque sin un ápice de relajación: "El partido ante el Deportivo es vital, está marcado en rojo". Puede ser en el que los blanquillos pongan tierra de por medio, ya de forma definitiva, con el temor que infunde la zona baja de la tabla.