aragóndigital.es
Sábado, 30 de mayo de 2020
Deportes
21/10/2012

Víctor se doctora en Los Cármenes

Francisco Javier Castarlenas Vaquero
Manolo Jiménez ha sido expulsado
Manolo Jiménez ha sido expulsado

Zaragoza.- No es fácil llegar a un campo como Los Cármenes con la intención de dominar con la autoridad que el Real Zaragoza desplegó en el terreno de juego. Un partido duro, de resultado corto, en el que los aragoneses manejaron perfectamente los tiempos para acabar imponiéndose por 1-2 al Granada. Sólo una jugada a balón parado empañaba el mejor fútbol y el gran planteamiento de los de Jiménez en el partido más serio de la temporada.

El técnico introducía a Loovens, Zuculini y Movilla como principales novedades en Los Cármenes en sustitución de los sancionados Álvaro y Romaric, además de dar descanso a José Mari, apercibido de sanción. Arriba, tres caras más que conocidas como Víctor, Postiga y Montañés. Y en los primeros minutos, muchas cosas que contar. Para empezar, en el segundo 18 veía Movilla la primera tarjeta amarilla del partido por una dura entrada abajo. Poco después, la alegría.

Centro de Víctor Rodríguez a balón parado que Postiga, completamente libre de marca, cabeceaba a las redes. El portugués estiraba así la buena racha que vive con su Selección y hacía el 0-1 en su tercer gol en Liga. Un tanto que vino bien a los maños para asentarse en el terreno de juego y ganar en confianza, mucho más acoplados con Movilla como dominador de la zona ancha. Mientras, en los locales eran todo problemas con la lesión de Jaime Romero, sustituido por Ortiz.

El partido bajó entonces de revoluciones, pasando a un periodo en el que el Granada empezaba a asomarse por las inmediaciones de Roberto. Eso sí, sin excesivo peligro. El Real Zaragoza se incorporaba bien en las contras, con un muy combativo Postiga y la velocidad de Víctor Rodríguez. Precisamente el catalán llevaría la segunda gran alegría del partido. Una gran jugada combinada en el minuto 27 acababa en las botas de Abraham. El preciso centro del catalán era rematado con oportunismo por Víctor, llevando el 0-2 al electrónico.

Los pitos llegaban a Los Cármenes por el dominio claro del Real Zaragoza en el terreno de juego. Los de Jiménez lucían un planteamiento brillante, secando por completo las armas de la escuadra de Anquela. Zuculini tenía la ocasión en el 43 de hacer el 0-3 tras un gran servicio de Apoño que el argentino no lograba conectar bien con su testa. Ya en el descuento, un buen intento de Montañés se marchó desviado por poco del poste izquierdo de Toño. Así finalizaba la mejor primera parte de la temporada del Real Zaragoza.

Sufrimiento innecesario

Tras el descanso, los de Jiménez seguían bien plantados, aprovechando los centímetros de Loovens para despejar los envíos directos de los granadinos. Por ello, Anquela reaccionaba pronto con la entrada de Ighalo por Nyom en una permuta extremadamente ofensiva. El Granada comenzaba a combinar mejor, mientras que el Real Zaragoza trataba de especular, eso sí, con la posesión del balón y notables dosis de tranquilidad en el eje del centro del campo.

La que le faltaba por momentos a Zuculini, por lo que Jiménez se vio obligado a cambiarle por José Mari. Además, la sensación era la de poder llegar el 0-3 en algún contraataque, a nada que los aragoneses acertaran en el último pase. Aunque el partido estaba más abierto que nunca. La no presencia de Zuculini en banda derecha dejaba vía libre para las primeras apariciones de Siqueira. El brasileño buscó el pase de la muerte en una gran cabalgada, pero Roberto, muy atento, abortaba la posibilidad de recortar distancias.

El propio lateral izquierdo volvía a poner a prueba al meta madrileño en un saque de falta directo, pero éste blocaba con seguridad. Poco después, en el 27 de la segunda, el Granada se quedaba con diez por clara expulsión de Iriney tras una dura entrada a Apoño. En el lanzamiento de falta, Postiga superaba la barrera pero se encontraba con Toño, que ésta vez sí despejaba a un lado.

Pero el fútbol es caprichoso y los locales se meterían en el partido. De nuevo, el balón parado hacía daño al Real Zaragoza. Tras un saque de esquina, El Arabi se imponía a la zaga en el salto y recortaba distancias, poniendo el 1-2 en el minuto 78. Momento para los nervios, para el infarto, en una vorágine en la que Manolo Jiménez era además expulsado por protestar.

El andaluz introducía minutos antes a Edu Oriol por Víctor Rodríguez, héroe de la tarde para los zaragocistas. Junto a Roberto, claro, que salvaba una parábola desde el centro del campo que a punto estaba de amargar la tarde a un Zaragoza superior. Y Jiménez agotaba los cambios con la entrada de Javi Álamo en el minuto 92 por un exhausto Postiga. Partidazo del portugués, algo empañado por su individualismo en los últimos instantes.

El pitido final de Teixeira Vitienes supuso un balón de oxígeno gigante para un Real Zaragoza que necesitaba imperiosamente la victoria. Tres puntos de oro que refuerzan además la moral del grupo por la manera de conseguirlos, con buen fútbol, dominando la situación y sólo sufriendo en jugadas aisladas. Sin duda, el mejor partido de la temporada. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.