aragóndigital.es
Miércoles, 15 de julio de 2020
Sociedad
18/6/2013

Un niño secuestrado por su padre dice que es todo un "lío de su prima"

Luis Miguel Gabás

Zaragoza.- “Le dimos casa cuando sólo tenía tierra y cielo y mira lo que nos ha hecho”. Así se ha expresado José Luis G.N. que está acusado junto a José N.G. de secuestrar a dos miembros de la familia gitana a la que pertenecen. Ambos han negado la mayor y han afirmado que todo fue un invento de esta mujer.

Una historia ocurrida una noche de septiembre de 2012 y que podía haber sido escrita por directores de cine como Berlanga. De hecho, los 17 años de prisión que solicita el Ministerio Fiscal no han evitado que los dos procesados hayan sido expulsados de la sala de vistas ante sus constantes risas. A esto hay que sumar que la testigo principal, la que fue víctima de dicha detención ilegal, no se ha presentado por lo que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha tenido que firmar una orden de busca y captura para continuar el juicio otro día.

Los dos procesados, defendidos por la abogada Olga Oseira, están señalados por retener en contra de su voluntad al menor y a Lorena, no permitiéndoles salir del domicilio situado en la calle Matías Sancho de la capital aragonesa. En el interior estaban los enjuiciados haciendo turnos de vigilancia y amenazándoles con la pistola. De hecho, según el relato de la víctima, José Luis G.N. llegó a encañonar a Lorena, si bien disparó al vacío. Estuvieron en esta situación varias horas hasta que los encausados se quedaron dormidos. Situación que aprovecharon para huir.

Una versión que ha sido rechaza con rotundidad por ambos, ya que han afirmado que estuvieron todo el día fuera de casa “dando de comer a los caballos y en el campo”. “Cuando llegamos hicimos lo de siempre, unos en la tele otros en otra parte de la casa hasta que nos quedamos dormidos”, han recalcado.

Pero es que los propios encausados se han llegado a preguntar: “Si mandó mensajes a mi mujer alertando de un secuestro, por qué no llamó directamente a la Policía Nacional” o “Si éramos tan peligrosos, por qué ella se fue de casa y nos dejó a mi hijo en casa”.

El menor de edad también ha mantenido esta versión y ha señalado que es todo “un lío de Lorena”. “Mis padres habían discutido y mi madre no estaba en casa, pero no pasó nada más”, ha recalcado.

Junto al delito de detención ilegal se enfrentan a un delito por tenencia ilícita de armas. La Policía Nacional cuando se personó en la vivienda encontraron una catana de 45 centímetros de hoja, una espada de 36 centímetros, un machete de 22 centímetros, un revólver de juguete, una pistola de balines, un cuchillo de 10 centímetros, una escopeta de perdigones y una pistola semiautomática. Además de las penas de prisión, la acusación pública también pide una orden de alejamiento durante tres años, así como la privación del derecho a la tenencia y el uso de armas. La defensa pide la libre absolución.  

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.