aragóndigital.es
Miércoles, 3 de junio de 2020
Sociedad
8/7/2013

Una víctima de un secuestro minimiza el caso y la Fiscalía mantiene la acusación

Luis Miguel Gabás
Uno de los acusados, el padre del niño secuestrado, habla con su abogada Olga Oseira
Uno de los acusados, el padre del niño secuestrado, habla con su abogada Olga Oseira

Zaragoza.- La incomparecencia de la víctima de un secuestro obligó a los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza a aplazarlo a este lunes. Una versión de los hechos que hubiera sido importante si no llega a ser por que esta mujer, identificada como Lorena, lo ha minimizado.

De hecho, ante los magistrados ha llegado a decir que tenía llave de la vivienda para salir y entrar cuando quisiera, como así lo hizo. Asimismo, ha rechazado que fuera amenazada o que uno de sus captores llegara a disparar al aire para amedrentarles.

Un relato que se suma al de los dos encausados, José N.G. y José Luis G.N., y al de otros testigos que llegaron a decir que no pasó nada y que podía ser todo un invento de esta mujer.

A pesar de ello, la Fiscalía ha mantenido la acusación e incluso ha aumentado la pena de prisión por entender que incurre la agravante de parentesco, ya que uno de los enjuiciados era, supuestamente, el padre del niño de ocho años secuestrado.

La representante del Ministerio público ha aumentado la pena hasta los 18 años de prisión en total por entender que el relato de esta mujer responde a que “pasado un cierto tiempo, las cosas se suelen minimizar y que ésta pertenece a la familia de los procesados, por lo que puede querer suavizar la situación o tener miedo”. Mientras, la abogada de la defensa, Olga Oseira, mantiene la libre absolución.

Todo tuvo lugar una noche de septiembre de 2012 cuando, según la acusación pública, retuvieron en contra de su voluntad al menor y a Lorena, no permitiéndoles salir del domicilio situado en la calle Matías Sancho de la capital aragonesa. En el interior estaban los procesados haciendo turnos de vigilancia y amenazándoles con la pistola. De hecho, según el relato de la víctima en instrucción, José Luis G.N. llegó a encañonar a Lorena, si bien disparó al vacío. Estuvieron en esta situación varias horas hasta que los encausados se quedaron dormidos. Situación que aprovecharon para huir.

Durante su cautiverio, Lorena mandó varios sms a su madre que hizo que varias dotaciones de la Policía Nacional se personaran en el lugar. Ya no estaban las víctimas, pero sí consiguieron detenerles e incautarles una catana de 45 centímetros de hoja, una espada de 36 centímetros, un machete de 22 centímetros, un revólver de juguete, una pistola de balines, un cuchillo de 10 centímetros, una escopeta de perdigones y una pistola semiautomática. El caso ha quedado visto para sentencia.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.