aragóndigital.es
Sábado, 4 de febrero de 2023
Zaragoza
26/7/2013

Los trabajadores proponen a Autobuses Urbanos de Zaragoza un ERTE para evitar los 212 despidos

Redacción
El comité ha propuesto que se considere dar vacaciones en agosto y septiembre
El comité ha propuesto que se considere dar vacaciones en agosto y septiembre

Zaragoza.- Los trabajadores de la nueva concesionaria del transporte público en la capital aragonesa, Autobuses Urbanos de Zaragoza (antigua Tuzsa), han propuesto a la empresa la posibilidad de presentar un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) para evitar los 212 despidos que anunció el pasado 19 de julio la empresa. La medida consistiría en enviar cada mes al personal excedente al paro, hasta que la plantilla se regularice, partiendo de la base de que “el comité entiende que aquí no sobra nadie”, según han explicado en un comunicado.

El comité, que se ha reunido este jueves con representantes de Autobuses Urbanos de Zaragoza, expone que “hay medidas para rebajar el número de afectados, modificando el convenio colectivo en varios temas”. Por ejemplo, “más flexibilidad para poder asignar fiestas pagadas cuando lo necesiten, bajas voluntarias, etc.”.

Asimismo, el comité ha propuesto que ya que no se sabe cómo va a afectar el recorte del servicio de autobús a los ciudadanos, se considere la posibilidad de “dar vacaciones a los trabajadores en agosto y septiembre, que las tienen pendientes”, de forma que en ese tiempo se pueda “valorar la nueva situación y en octubre poder afrontar los recortes si se mantienen como están previstos”.

La empresa ha respondido que estas propuestas no son viables y, en cuanto a la inhabilitación del convenio, Autobuses Urbanos de Zaragoza ha manifestado que además de reducir la plantilla en 212 puestos, para que la empresa “sea viable con las nuevas condiciones de la condición” se debe rebajar el salario un 10%.

“En resumen, podemos decidir de donde queremos quitar, pero hay que recortar para que la empresa pueda continuar”, han apuntillado desde el comité quienes han considerado que estos cambios “incumplen el convenio” y “no son la mejor forma de demostrar buena fe”. Según han asegurado los trabajadores, la empresa les ha contestado que “tenían que hacerlo y no les ha quedado más remedio por la reducción del servicio”.

El próximo lunes los trabajadores han convocado una concentración a las 20.00 horas en la plaza de Aragón y el miércoles se celebrará una nueva asamblea general.

comentarios
Sin comentarios en la noticia