aragóndigital.es
Domingo, 26 de septiembre de 2021
Sociedad
20/3/2014

Condenado a 16 años y tres meses de cárcel el trabajador que asesinó a su jefe en Mequinenza

Luis Miguel Gabás
El acusado, en el banquillo, detrás su abogada, el letrado de la acusación, José María Viladés, y el fiscal
El acusado, en el banquillo, detrás su abogada, el letrado de la acusación, José María Viladés, y el fiscal

Zaragoza.- Óscar Molina Valle, el trabajador acusado de asesinar a su jefe en Mequinenza, pasará 16 años y tres meses en prisión. Así lo ha sentenciado el magistrado presidente del Tribunal de Jurado que le juzgó la semana pasada en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Los nueve hombres y mujeres del pueblo elegidos para este caso declararon culpable a este joven que disparó por la espalda al empresario catalán Jordi Milian y después lo remató cuando ya estaba moribundo en el suelo. El Jurado se basó en el informe realizado por los especialistas del Instituto de Medicina Legal de Aragón y en la declaración del agente de la Guardia Civil experto en criminalística que inspeccionó el lugar de los hechos.

El crimen tuvo lugar en una nave industrial situada en el paraje denominado como Monegre. Allí, según las acusaciones, comenzaron a discutir Jordi Milian y Óscar Molina Valle cuando, de repente, Jordi Milian se agachó al suelo. En ese momento el procesado acercó la pistola a la espalda de la víctima y le pegó un tiro que le provocó el estallido de la masa intestinal. Instantes después, el procesado volvió a dispararle en el pómulo izquierdo, quedando el proyectil en el interior del cráneo de Jordi Milian.

El cuerpo sin vida del empresario fue encontrado por la pareja sentimental de la víctima, quien acudió más de cuatro horas después y que, inmediatamente, llamó a la Guardia Civil.

Tras los hechos, Óscar Molina Valle abandonó inmediatamente la escena del asesinato, llevándose el arma, unas llaves de la casa de Tarrasa del fallecido, así como un vehículo con el que huyó hasta Rubí (Barcelona). No tenía permiso de conducir.

El juez José Ruiz Ramo señala en su sentencia, a la que ha tenido acceso ARAGÓN PRESS, que el Jurado tenía “una contundente prueba de cargo suficiente” contra el acusado que obligó a la defensa en sus conclusiones definitivas, pese a sostener inicialmente su absolución, ofrecer como alternativa que los hechos eran constitutivos de homicidio, aunque con la concurrencia de determinadas eximentes o atenuantes, que no fueron apreciadas.

La única que sí se estimó fue la de confesión que, aunque no fue en el momento de los hechos, sí fue días más tardes ante la Guardia Civil. El magistrado señala puede obviarse el requisito cronológico de haber confesado el culpable su infracción antes de la apertura del procedimiento, siempre que la contribución del procesado a los fines de la investigación haya sido eficiente.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.