aragóndigital.es
Jueves, 2 de abril de 2020
Sociedad
3/4/2015

Frío, pasión y devoción marcan la procesión del Vía Crucis en Barbastro

Ester López Fernández
Los cofrades han estado arropados por centenares de vecinos
Los cofrades han estado arropados por centenares de vecinos

Barbastro.- A 7.00 horas y con cuatro grados, la Cofradía del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de La Soledad de Barbastro ha recorrido el municipio oscense, durante más de dos horas, realizando la procesión del Vía Crucis. Así, la pasión y la devoción han marcado esta fría mañana de abril.

La Cofradía ha sacado sus dos pasos titulares, Nuestra Señora de la Soledad (con 24 portantes) y el Santo Sepulcro (con doce portantes). Ha salido desde la Iglesia de San Francisco y ha recorrido las calles del municipio para llegar a encerrar sus imágenes en la Catedral de Barbastro.

Según ha indicado el presidente de esta cofradía, Carlos Azcón, la particularidad de esta procesión es que no hay público y que todos aquellos que se acercan para vivir este acto, durante la mañana de Viernes Santo, lo hacen acompañando y rezando el Vía Crucis con los cofrades.

Además, Azcón ha señalado que en 1944 cuando comenzó esta procesión “parecía una locura por las horas a las que se hacía”, pero, ha destacado, “la gente responde muy bien y el tiempo ha demostrado que no era así”.

Por otra parte, el presidente de la Junta de Cofradías, Jesús Gracia, ha indicado que en de la Semana Santa de Barbastro hay unos 2.500 cofrades, “cifra muy relevante ya que se trata de un municipio de unos 18.000 habitantes”.

Además, ha recordado que con la Guerra Civil, los 30 pasos que existían se destruyeron, y que fue a partir de los años 40 cuando empezó a coger impulso. Gracia ha destacado la importancia del papel de la juventud y de la mujer para esta renovación y para que esta tradición se mantenga.

Por otra parte, ha señalado que el municipio tiene quince pasos y que todos ellos se portan a hombros. Este año Barbastro estrena dos imágenes: La Caída y la Virgen de la Esperanza, cuyo valor asciende a unos 25.000 euros cada uno.

Cofrades y público

Momentos antes del inicio de la procesión, los cofrades y portantes mostraban sus nervios ya que se iba a poner de manifiesto “el trabajo que han desarrollado durante cerca de un año”. Así, uno de ellos explicaba, con lágrimas en los ojos, que es un momento muy especial y emocionante, “es nuestro momento”.

Por otro lado, los asistentes han coincidido en señalar que es una procesión “en la que se vuelva todo el pueblo” y que se vive “con mucha emoción e intensamente”. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.