aragóndigital.es
Viernes, 30 de octubre de 2020
Tribuna Digital
10/7/2016

¿Se ha terminado la reestructuración del sistema financiero? Repercusiones para consumidores financieros y empresas

Luis Ferruz Agudo

Parece increíble que queden tantas tareas pendientes en el sector bancario después de todo el intenso proceso de reestructuración bancaria desde el año 2009, con ayudas públicas de más de 60.000 millones de euros, con un refuerzo de recursos propios de más de 330.000 millones de euros (provisiones y ampliaciones de capital), con una reducción de los mayores grupos bancarios de 55 a 14, con transferencia de activos al "Banco Malo".  Y todo ello sin tener en cuenta la impresionante liquidez garantizada al sector por la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo y una economía española con algunos excelentes indicadores como, entre otros,  los datos de Producto Interior Bruto y de actividad exportadora.

Sin embargo, la situación actual y perspectivas de la banca española, como en general de la europea, está marcada por una creciente presión regulatoria que genere más solvencia, confianza y más transparencia, así como un entorno de tipos de interés bajos e incluso negativos que no acaban de impulsar con fuerza el crédito, márgenes y rentabilidades bajas. El quid financiero de la cuestión para el caso español, está sobre todo en que el negocio no acaba de funcionar, lisa y llanamente porque la rentabilidad del capital está en el orden del 5% y el coste de la financiación en el 8%, y así no hay empresa que resista en el largo plazo.

Queda pues una parte importante de reestructuración y consolidación del sector bancario español para que sea viable y que previsiblemente pasa por una serie de aspectos como son la reducción de oficinas y empleados, y eso que desde el comienzo de la crisis se ha reducido la plantilla un 25% y las oficinas en un 30%, simultaneado también con el desarrollo de tecnologías de la información y comunicación con una banca cada vez más por Internet. Por otro lado, también en la misma dirección de favorecer la viabilidad empresarial, se avecina una oleada de fusiones, primero a nivel nacional y luego a nivel transnacional que posiblemente nos lleve en no más allá de dos a tres años a cuatro o cinco grandes grupos bancarios, algo que en cierta manera está también conectado con el tema de las salidas a Bolsa de Banco Mare Nostrum, Cajamar e Ibercaja.

Con vistas al futuro, los consumidores y las empresas tienen que tomar buena nota de que el proceso de reestructuración financiera todavía no ha concluido y que se espera que todavía queden menos entidades financieras en el sistema financiero, y cada vez más grandes. No es una buena noticia para consumidores y para empresas en general, sobre todo pequeña y mediana empresa así como autónomos ya que la diversificación disminuye y con ella la posibilidad de mayor cuantía de crédito total, el riesgo sistémico y la dependencia aumenta, y la negociación será con banca cada vez más multinacional, reducida y potente.

Dada la magnitud de algunos escándalos financieros y la mala práctica en la gestión financiera detectada en diversas ocasiones, es necesaria una mayor protección del consumidor, del ahorrador, del inversor, así como una mayor transparencia e información en los productos de ahorro. En esta línea van la reciente Orden Ministerial sobre información y clasificación de productos financieros, también conocida como “Semáforo del Riesgo” y la nueva Directiva de Protección al Consumidor MiFI II, que desafortunadamente se retrasa en cuanto a su entrada en vigor del 3 de enero de 2017 al 3 de enero de 2018.


*Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad / Miembro de la Comisión GIRA, Gestión Integral de Residuos de Aragón, de la DGA
10
comentarios
  • 10|Vícor dijo
    Anda que no llevan tiempo amortizando puestos de trabajo las entidades bancarias a costa del esfuerzo de sus trabajadores
  • 9|Héctor dijo
    Con las absorciones de unas entidades a otras se han destruido muchos puestos de trabajo
  • 8|Teresita Gil dijo
    Es vergonzoso que en algunas entidades se marquen las horas y los días para hacer determinadas gestiones, un abuso de cara al clientes cuando además ellos se aprovechan del dinero que tienes depositado ahí
  • 7|Rebeca dijo
    Acabaremos hablando con máquinas, cada vez tienen más órdenes los empleados de tener menos contacto con el cliente y que este se haga la mayoría de las gestiones
  • 6|Felipe Azcona dijo
    Las empresas se tienen que ahogar con los tipos de interés que marcan los bancos
  • 5|Tarín dijo
    Además de la mala fama por las gestiones que han hecho algunos grandes bancos, tienen mala fama por la de comisiones que te marcan
  • 4|Lorena dijo
    La repercusión: está clara, más penalidades para el cliente
  • 3|Claudio dijo
    Los bancos se pusieron buenos de conceder créditos sin tener en cuenta las posibilidades de los endeudados
  • 2|Marcos dijo
    Las entidades financieras tienen muy mala fama por la de abusivas que son
  • 1|Marcelo dijo
    Lo de las preferentes fue lo que fue en parte por la presión que se les metió a los empleados para vender producto
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.