aragóndigital.es
Miércoles, 26 de junio de 2019
Tribuna Digital
16/8/2017

Relajación natural

Francisco Javier Aguirre

En estas fechas es probable que la mitad de la población del país esté practicando una forma de relajación natural: las vacaciones. Aunque no siempre se consigue plenamente, sobre todo si hay dificultades previstas o imprevistas en el transporte aéreo, si el overbooking deja a alguien en tierra o en el jardín del hotel, si hay una intoxicación alimentaria, etc.Pero pensemos que son las excepciones, que las cosas han ido bien y tanto el cuerpo como la mente se han relajado. Dentro de una o dos semanas, incluso antes, muchos de los que ahora descansan volverán al trabajo. No todos, por desgracia, porque la gente que continúa en el paro no ha tenido ocasión de descansar su mente, de aligerar las preocupaciones, de relativizar los problemas o los conflictos.Con el ritmo de vida que llevamos en las ciudades –hoy, por cierto, casi todo es ya urbano en el peor sentido–, pronto será necesario buscar nuevos elementos de relajación. Y aquí surge el dilema: ¿natural o inducida?


Simplificando un poco, en el primer bloque colocamos el deporte al aire libre o en el gimnasio y los sistemas más o menos tradicionales que consiguen la calma. Volveremos sobre ellos. En el segundo están las pastillas o las tisanas que proporciona la medicina naturista y los preparados farmacológicos de la oficial. Hay muchas discusiones sobre la eficacia y las consecuencias de ambas vías. Quedan a un lado para volver sobre las técnicas tradicionales que consiguen la calma, es decir la meditación con sus variedades, entre las que el yoga en sus diferentes formulaciones tiene especial difusión en nuestro ambiente.Parece que nadie combate contra él, al menos de forma oficial. Pero sí ha ocurrido con el Reiki, una técnica energética utilizada para relajar tensiones y recuperar el bienestar, que se practica mediante la imposición de manos. Aunque en su formulación actual tiene un origen reciente, ya que se estructuró en Japón hace aproximadamente un siglo, la imposición de manos es una tradición existente entre los cristianos, que se remonta al Antiguo Testamento, cuando los patriarcas la utilizaban para bendecir a sus primogénitos y consagrar a los sacerdotes.


El caso es que se estaba utilizando con éxito para relajar a los pacientes oncológicos en algunos hospitales, y ha sido recientemente prohibida en la Comunidad de Madrid, amparándose en la falta de evidencia científica de sus efectos. Algo no encaja, porque el Ministerio de Sanidad reconoció en 2011 que la falta de estudios científicos sobre los efectos de las terapias naturales no puede negar su eficacia, de la que son testigos y beneficiarios muchos pacientes. La propia Organización Mundial de la Salud reconoció en 2005 al Reiki como una práctica de salud multidisciplinar e instó a los países miembros a integrar las terapias complementarias en los sistemas públicos.


La paradoja es por otro lado evidente cuando en 2016, dentro del Plan de humanización de la asistencia sanitaria de la propia Consejería madrileña, se recomienda el Reiki, la danzaterapia, la musicoterapia y el mindfulness como técnicas complementarias a utilizar. El que hoy por hoy no exista evidencia científica no es atribuible a las técnicas de relajación, sino al retraso de la ciencia en ese campo. El eminente físico Max Plank dijo que la ciencia avanza funeral a funeral, significando que únicamente cuando una generación expira, tienen las nuevas teorías la oportunidad de superar a las antiguas.

Tal vez sea el caso, porque la historia de la ciencia está repleta de conceptos y teorías que en un momento se abandonaron.

 


* Escritor
12
comentarios
  • 12|Jasón dijo
    Desde el punto de vista de la filosofía oriental el cuerpo humano está revestido e investido de distintas energías eléctricas y magnéticas. El fundamento es el siguiente: El ser humano posee energías sutiles que se transfieren desde niveles sutiles hasta los más densos que en este caso se denomina el cuerpo etérico o de energía. Todos el sistema nervioso está imbricado por esas corrientes de energía. Todo ser humano posee siete vórtices de energía mayores y veintiún vortices de energías menores. Dos de esos vórtices desembocan en las palmas de las manos. La energía que fluye a través de esos vórtices puede ser de diversos tipos, dependiendo de la inteligencia y de la calidad humana del sanador. La calidad de la energía gracias a la potencia de la visualización del curador deberá tener distintos colores. Imaginar la energía de distintos colores cualifica esa energía. Por lo tanto, se deberá tener muy en cuenta dónde se aplica la mencionada energía cualificada. Además, un sanador deberá estar muy equilibrado y si es posible estar en contacto continuo con su yo superior o alma de donde fluyen las diversas bondades de la energía. Después de leer todo esto, se da uno cuenta de que la persona sanadora no puede ser cualquiera, sino que tiene que poseer grandes cualidades humanas. Teóricamente a cada zona del cuerpo debería aplicarse distintos colores, y cada enfermedad debería ser tratada de distinta forma. No me imagino que una persona pueda ser tan inteligente que sepa en cada momento qué debe aplicar. Parece normal pensar que quien se dedica a esto, él mismo está relajado y transfiere tranquilidad a la persona en cuestión. Me pregunto sinceramente si un masaje de lo que se denomina reiki, no podría ser sustituido por un masaje pura y llanamente físico. Imaginemos que alguien quiere suavizar el dolor de estómago. La persona en cuestión debería estar relajada y transmitir ese relax como una energía no muy activa que se introdujese en el interior del enfermo. En un momento dado podría el paciente sentirse relajado y con cierta desaparición momentánea del dolor. El masaje interno de energía sería capaz de anestesiar temporariamente el sistema nervioso del enfermo. De ahí a la curación de la enfermedad habría un abismo. Si los colores no se aplican correctamente, la enfermedad podría verse incrementada. Sería algo así como dar a los enemigos del cuerpo humano, más energía. Sinceramente, dudo de que haya personas capaces de sanar durante cuarenta y cinco minutos seguidos. Y menos ocho horas. Que existe la sanación por las manos, es factible. Que se consiga un pequeño relax, también, pero lo que es más difícil es encontrar sanadores tan completos y tan competentes que sean capaces de verter sus energías sanadoras sobre el paciente en cuestión. La sanación por las manos, también es posible realizarla desplazándose mentalmente al lugar físico en el que está el paciente. Pero, si la primera parte ya se pone en tela de juicio, qué podemos decir del último párrafo. Estimado Javier. Aun sin estar al corriente del tema, me he atrevido a opinar de una forma general. Los requisitos para ser un buen sanador son tan difíciles de cumplir que según algunos maestros sobre el tema, se pueden calcular que hay uno entre un millón.
  • 11|Tomás dijo
    si quizás lleváramos una vida más relajada tendríamos menos enfermedades y menos estrés y muchos menos problemas mentales...es una lástima en lo que se está transformando la sociedad
  • 10|ale dijo
    el caos de las ciudades nos está convirtiendo en zombies que cada vez dependen más de la química para sobrevivir
  • 9|maria dijo
    todo iría mucho mejor si dejáramos el estrés a un lado y nos relajáramos más
  • 8|juliana dijo
    lo del reiki es raro, pero si le funciona a tanta gente deberían dejar de torpedearlo
  • 7|windy dijo
    pf resulta tremendamente complicada esa desconexión total, ese momento en blanco, a mí me es imposible
  • 6|joseluis dijo
    Me ha parecido un artículo muy interesante, Gracias.
  • 5|nina dijo
    desde luego lo del mindfulness se ha puesto muy de moda y cuando algo se pone de moda es cuando pierde su sentido
  • 4|maricarmen45 dijo
    gran frase la de Plank.
  • 3|quique dijo
    bah, está clarísimo que los fármacos nos crean necesidades químicas que solo se curan con más fármacos. Es una rueda.
  • 2|sandra dijo
    esto es un poco como la siesta, se conocen perfectamente los beneficios para la salud y, por consiguiente, en la calidad productiva de las personas, pero....no interesa!
  • 1|sara dijo
    claro, todo lo que frene el gasto en fármacos no le interesa a ningún estado
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.