aragóndigital.es
Viernes, 18 de octubre de 2019
Tribuna Digital
25/12/2018

El mito pagano de la Navidad

Vicente Franco Gil

En el Adviento, nos damos más cuenta de la proximidad de la Navidad por las orquestadas campañas publicitarias del sector comercial, que por el hecho mismo del nacimiento de Jesús. También se hace notar por las opiniones que agravian esta realidad histórica, así como por la animadversión vertida hacia su significado religioso. Mientras, para muchas personas, la Navidad es una espera jubilosa cargada de alegría.

En las actuales sociedades progresistas, donde se vive como si no hubiera un mañana, y en cierta medida al margen de lo espiritual, se intenta extrapolar el nacimiento del Hijo de Dios para demostrar empíricamente los errores que custodian su doctrina. No obstante, es bueno suponer que para el creyente, las fechas en sí mismas consideradas, no añaden ni restan valor ni intensidad a la virtud de la fe.

Para el ateo, para el agnóstico, para el indiferente, siempre habrá argumentos sobradamente justificados que den la vuelta a todo aquello en lo que no se quiera creer, dentro del legítimo uso de la libertad. A pesar de que en Zaragoza, en Aragón, en España, en Europa…han existido unas entrañables tradiciones de raigambre religiosa y una profunda cultura cristiana, el insurrecto laicismo que no descansa, ataca incesantemente la "rutina" de aquellas con el pretexto de disuadir, de algún modo, las prácticas contenidas en aquellas costumbres.

Aclarar el origen navideño hunde sus raíces en analizar previamente el culto a las deidades paganas de las liturgias germánicas y/o celtas, siendo un desiderátum relevante del contumaz materialismo. En fin, lo que se persigue es convencer a los cristianos del timo de sus creencias, aunque para el pagano que antes brindaba por sus dioses, una vez converso, no tiene inconveniente en celebrar en esas mismas fechas lo que los sagaces incrédulos tratan de desvirtuar: que Dios se hace hombre en un muladar, mostrándose a los sencillos, para la salvación del mundo.

La lógica y el sentido común quiebran fácilmente el mito pagano de la Navidad, pues la Iglesia católica emergente no tenía vínculo alguno con festividades relativas al solsticio de invierno, como sí las tenían las celebraciones nórdicas. Fue el emperador romano Aurelio en el año 270 d.C quien, por hostilidad al cristianismo y por rejuvenecer al Imperio Romano consolidando el culto a sus dioses y al de los bárbaros, decretó la festividad del "Sol Invicto" el 25 de diciembre de 274, para contrarrestar y debilitar el auge de la conmemoración del nacimiento del Salvador en la misma fecha.

Por tanto, señalar la Natividad del Señor capciosamente el día 25 de diciembre con ánimo de neutralizar el paganismo reinante, es una teoría contraria y evanescente en virtud de lo anteriormente expuesto. Además, buena parte del presente resentimiento hacia la Navidad también es debido a Paul Ernst Jablonski, un protestante alemán calvinista que negaba que Jesús es Hijo de Dios, considerando igualmente que la Navidad estaba viciada del paganismo que la Iglesia se había arrogado ya en el S.IV d.C. Su influjo fue de tal magnitud que, incluso en la Inglaterra de Cromwell, estuvo prohibida por un tiempo.

Y a propósito de la Navidad, William J. Tighe, profesor asociado de Historia en el Muhlenberg College de Allentown, Pennsylvania, en base a sus investigaciones concluyó que celebrarla el día 25 de diciembre deriva del cálculo juicioso, por parte de las autoridades eclesiásticas en el Imperio Romano, de la fecha exacta en la que Cristo nació, apoyándose en las Escrituras y en una tradición judía denominada “la edad integral”, donde la muerte de los patriarcas y profetas coincidía con el mismo día en que habían sido engendrados o habían nacido. La Iglesia primitiva tuvo que emanciparse de los cómputos y conjeturas hebraicas, llegando a la convicción por fuentes históricas que el 25 de marzo era por tanto la fecha de la Encarnación del Señor y el día 6 de abril el de su Crucifixión y muerte. A tal efecto, sumando nueve meses de embarazo a sendas fechas nos da como resultado que Jesús nació un 25 de diciembre, y se manifestó al mundo un 6 de enero (Epifanía).

Con todo, afirmar que la Navidad tiene un origen pagano es un mito que carece, a todas luces, de la autenticidad de los más esenciales fundamentos históricos. La noche del día 24 y el día 25 de diciembre, muchos fieles sabremos con certeza qué es lo que vamos a celebrar, manteniendo muy alejadas las presunciones estériles.

 


* Licenciado en Derecho
10
comentarios
  • 10|RISTO dijo
    El señor Franco está muy covencido de sus creencias. Enhorabuena. Pero es todo un cuento chino.
  • 9|Beni dijo
    A mí desde luego el catolicismo no me ha enseñado nada malo, cada cual con sus creencias y sus actos
  • 8|Julieta Garcia dijo
    Yo soy y he sido creyente toda mi vida. Pero creyente de verdad, no como ahora que todos se suben al carro de la tradición. Creo que se ha perdido toda esencia. Pese a todo yo seguiré celebrando las fiestas como a mi me gustan.
  • 7|Fermín C. dijo
    si por lo menos esta fechas sirven para desearnos el bien los unos a los otros, bienvenida sea la Navidad que ya nos odiamos bastante el resto del año
  • 6|Raúl dijo
    El origen no será pagano pero se ha convertido en un acto en toda regla bien pagano, solo consumo y poca fe
  • 5|CANSADO dijo
    La verdad es que no hay verdad. Cada uno vive todo de un mnera. Nadie es quien para meterse en las creencias d enadie.
  • 4|PDR ZGZ dijo
    Tontadas. La Navidad actual es consumismo desmedido sin mas. 0 tradición. PENOSO.
  • 3|ROOM 2 dijo
    No soy creyente, pero resulta interesante leer lo que dice este señor. Parece un relato documentado. Alegra que alguien sepa de algo.
  • 2|Irene.1000 dijo
    Señor Franco, Así que crea que Jesus existió de verdad? Y que María parió virgen también te lo crees?
  • 1|FEOTON dijo
    Mira, muchacho, el cristianismo es una religión sincrética. Si te despojas de tus prejuicios y ahondas en la investigación seria, no manipulada ni tendenciosa (la que intenta justificar dogmas y creencias preestablecidas), hallarás explicaciones que ni sueñas, por ejemplo el origen de la Eucaristía en los ritos báquicos (el vino) y en los misterios eleusinos (el pan), refundidos y refundados a gusto de los piadosos jeracas de la antigüedad cristiana. Y así casi todo en lo tocante a religión, señor Vicente.
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.