aragóndigital.es
Lunes, 24 de junio de 2019
Tribuna Digital
1/1/2019

Soñar a lo grande

José Luis Labat

Antes de que la llegada de los Reyes Magos nos invite, el próximo día 5 de enero, en la capital aragonesa, a contemplar a soñadores aragoneses, a soñadores visionarios o a fabricantes de sueños, que son los personajes que se apuntan este año a formar parte de la cabalgata real, estas líneas pretenden invitar a hacer un alto en el camino, y a soñar.

No un sueño cualquiera, sino un ejercicio de ensoñación relacionado con la magia de los grandes magos con mayúscula, con la fantasía, con lo que más identifica esa mirada encandilada de los chavales, al paso de la comitiva real de oriente, o con la ilusión de los mayores convertida en donación y regalo de los Magos Melchor, Gaspar y Baltasar. Y por ello un sueño inocente, nuevo y cordial. Muy al estilo de los días en que estamos,  por los que hacemos fiesta y la celebramos.

En realidad, solamente sueña de verdad quien espera contra toda esperanza. Quien es capaz de leer los acontecimientos desde la confianza en el sentido de la historia, de la vida y del ser humano, y por ello, a pesar de todos los pesares, se convierte en faro que ilumina y alienta el camino hacia un mañana diferente.

Muy al contrario de quien dice soñar, y realmente lo que hace es instalarse en la ficción, para fabricar allí utopías y escenarios imposibles, amén de interesados, que abocan a la desilusión y al desencanto del fraude cuando quedan al descubierto. En ocasiones, algo que acontece demasiado tarde para algunos. Cuando ya han gastado la existencia en apuestas sin sentido.

La esperanza es por ello un buen termómetro para medir la temperatura de una sociedad y su futuro, lo que cabría esperar de ella. Porque sin esperanza no hay lucha que merezca la pena y sin esperanza no puede alumbrarse un futuro al que dirigirnos.

Junto a la sociedad líquida, en la que no existen certezas, convive también la sociedad fría, incapaz de empeñarse en la búsqueda de lo mejor de sí misma, y por ello carente de esperanza.

Ahora que estos días del calendario nos brindan oportunidades, momentos para saborear aquello en que nos reconocemos, soñar a lo grande debiera constituir un ejercicio personal ineludible. Por salud, bien ser y bien estar. Eso sí, esta capacidad de soñar depende de la esperanza. Fomentarla y hacerla crecer puede ser todo un aliciente para el 2019. Que sea feliz año, por cierto.
 


* Periodista
11
comentarios
  • 11|Soy el que soy dijo
    La esperanza tiene un referente absoluto, en aquel en quien se espera todo, pues la esperanza no es algo tangible y gaseoso. La esperanza se instala en Dios creador que nos espera a su lado desde la eternidad. Así pues, José Luís, no tengas miedo y di las cosas por su nombre, eras antes sacerdote y aunque ahora no lo "seas", el orden sacerdotal, por ser indeleble, te ayudará a ser políticamente incorrecto e ir contra corriente. Y todo ello en base a la esperanza que tú comentas.
  • 10|Quique García dijo
    A empezar el año con ilusión, es lo que toca. Siempre hay algo que se puede mejorar
  • 9|Fede dijo
    Nunca es tarde si la dicha es buena, que se suele decir
  • 8|Olga Martínez dijo
    Algunos estamos tan acomodados que no nos preocupamos de ver más allá, siempre hay algo mejor y algo que nos va a llenar más
  • 7|Félix M. dijo
    Desde luego que los políticos que tenemos nos hacen soñar más bien poco porque estamos inmersos en un mundo de desilusión y de envidias
  • 6|Raúl Pérez dijo
    Ojalá se cumplan los sueños de todo el mundo y no falte sobre todo ni la salud ni el trabajo
  • 5|Michel Azcona dijo
    Es tiempo de cambios, a ver si este nuevo año nos da la oportunidad de cumplir todos los propósitos que no hemos cumplido en el año anterior
  • 4|Ignacio Melero dijo
    La esperanza es lo último que se pierde así que empezaremos el año soñando o, al menos, teniendo buenos propósitos para poder cumplir nuestros sueños
  • 3|Richard dijo
    Todos vamos a lo nuestro, si al menos dejásemos soñar al otro, pero es que ni eso. Hay gente tan envidiosa que ni soñar te deja
  • 2|Rona dijo
    A mí me gusta tener lo pies más en el suelo, ya me pasó la época de hacerme el cuento de la lechera en mi cabeza y luego darme el batacazo
  • 1|Moncho A. dijo
    A ver si este año podemos soñar y se cumplen los sueños porque no son a veces más que malas noticias
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.