aragóndigital.es
Martes, 12 de noviembre de 2019
Tribuna Digital
23/1/2019

El pequeño Julen

José Carlos Fuertes Rocañín

Llevamos todos una semana pendientes de Julen. Este niño de tan solo dos años ha concitado toda nuestra atención, aunque el hecho no puede ser mas trágico y doloroso. Cuando escribo estas líneas todavía no sabemos a ciencia cierta cuál será el final. Queremos no perder la esperanza, aunque cada hora que pasa nos resulta una tarea más difícil.

Sin entrar en análisis profundos, el caso de Julen nos debería hacer reflexionar, independientemente de cuál sea su final, sobre muchas cosas; pero, sobre todo hay una de ellas que llama poderosamente la atención: lo efímera y cambiante que es nuestra existencia.

Este tipo de hechos ponen de manifiesto una vez más lo relativo que es casi todo en esta vida. Lo absurdo que resulta ver cómo muchas veces nos amargamos el día a día con pequeñeces sin importancia, a las que, eso sí, sacamos punta y magnificamos sin ton ni son.

Pero me temo que, una vez más, todo el “boom” mediático y social pasará rápido. Cuando el pequeño Julen salga, pronto su tragedia quedará tristemente en el olvido para todos, para todos menos para sus padres y familiares. De forma vertiginosa otra noticia sustituirá el “caso Julen” en los titulares de prensa y en los informativos televisivos. Esa es, para lo bueno y lo malo, la característica dominante de la sociedad actual: la celeridad.

Julen nos está diciendo a gritos que debemos parar y vivir de otra forma. Que es necesario ser conscientes de la fugacidad de nuestra existencia, que la vida da un giro de 180 grados en cualquier momento y nuestros planes, metas, objetivos y deseos pueden verse truncados y modificados, tanto para mal como para bien.

Ojalá el triste y doloroso, por ahora “caso Julen”, nos sea útil para dejar las prisas a un lado y emplear el tiempo de una manera más eficaz; para vivir de una forma más saludable y coherente; para no “necesitar” tantas cosas y valorar más y mejor lo que tenemos; para ser más tolerantes con aquellos que son diferentes a nosotros.

Ojalá el pequeño Julen nos dé la pista y los ánimos allá donde esté, para cambiar el ritmo y compás a esta sociedad desenfrenada y llena de insensateces.

Ojalá que de esta desgracia, como es el accidente que ha sufrido el pequeño Julen, salga algo de luz.


*Médico Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Psiquiatría Legal y Ciencias Forenses
12
comentarios
  • 12|Genoveva dijo
    totalmente de acuerdo. vivamos la vida, no la dejemos pasar
  • 11|ANABEL dijo
    A pesar de la tristeza de esta situación...ojalá nos haga reflexionar y ser capaces de valorar lo realmente importante en la vida y dejar de dar importancia a todas aquellas cosas y personas que no la merecen y que nos hacen infelices.
  • 10|Tarín dijo
    Las desgracias se olvidan muy pronto cuando no nos pasan a nosotros, desgraciadamente no creo que nos haga reflexionar
  • 9|Ignacio Gil dijo
    Es fácil decir que hay que saborear la vida cuando esta te sonríe, pero hay demasiada gente que no puede más que vivir con prisas, es lo que le ha tocado
  • 8|Lupe dijo
    Pues sí, en nada se va todo al garete. Pasa lo mismo con una enfermedad, con un accidente. Estamos aquí de paso y no sabemos aprovechar nuestros momentos en la vida
  • 7|Ulrike dijo
    Muchas veces los medios de comunicación son muy crueles, mira que alimentar las esperanzas cuando ya es imposible que un niñito siga vivo en esas circunstancias...
  • 6|Wendy dijo
    Pues yo creo que lejos de hacernos pensar lo efímera que es la vida solo nos da por lamentarnos
  • 5|O. P. dijo
    Lo importante es ser feliz con lo que se tiene, nunca se sabe cuándo va a sobrevenirte la muerte, cierto es
  • 4|Javierete dijo
    Toda la razón del mundo. Pero esto no creo que nos haga reflexionar. A las personas si no les llega de primera mano una cosa así no les hace pensar
  • 3|Claudio dijo
    pero es que si nos ponemos a pensar eso nos entra la depresiónn, madre mía
  • 2|Miguelo dijo
    Esa es la esencia del ser humano, nos damos mal por nada muchas veces
  • 1|Rafa dijo
    Siempre tengo presente a Jorge Manrique: Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida cómo se viene la muerte...
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.