ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Jueves, 23 de mayo de 2019
Tribuna Digital
25/2/2019

Inteligencia y diversidad

Francisco Javier Aguirre

Haciendo un recorrido virtual por el mundo contemporáneo, nos encontramos con países en los que la diversidad entre sus gentes es notoria. Basta pensar en los Estados Unidos de América, para comenzar, y calcular las diferencias y singularidades que existen entre un habitante de Arizona y otro de Maine, o entre uno de Montana y otro de Florida.

Dando un pasito hacia el sur, llegando a México, hay bastante diversidad entre un habitante de Sonora y otro de Oaxaca, lo mismo que hay una enorme diferencia, incluso de idiomas vernáculos, entre los moradores de Chihuahua y los de Campeche. Tirando al extremo sur del continente, Chile, la diversidad entre los habitantes de Tarapacá y los de Aisén o Araucania, con su idioma propio, son también importantes. En todos estos casos, que podrían multiplicarse, la inteligencia de los implicados ha llegado a la conclusión de que su diversidad no es obstáculo para pretender un objetivo común y esforzarse por conseguirlo.
 
Ahora podemos dar un salto a Europa y constatar que entre la antigua República Federal alemana y la también antigua República Democrática alemana había grandes diferencias que han sido suturadas por la inteligencia de sus moradores. Descendiendo de nuevo hacia el sur, advertimos la diversidad existente entre un habitante de Alsacia y otro de la Provenza, en la fraterna Francia. Vamos ahora al sureste. En un país tan querido como Italia, las diferencias entre los moradores de Lombardía y los de Calabria son igualmente llamativas, pero lo mismo que en Alemania y Francia, la inteligencia de sus moradores ha llegado a la conclusión de que son más los puntos de unión que los de distancia, por lo que refuerzan sus vínculos manteniendo sus singularidades, incluso idiomáticas o dialectales; no digamos nada en cuanto a tradiciones, costumbres, gastronomía, folklore, etc.

Y ahora desembocamos en España. Entre un minero asturiano (lamentamos la situación en la que están quedando estos profesionales, tanto en Asturias como en Teruel o León) y un pescador gaditano hay una enorme diversidad, pero estos dos esforzados sujetos comprenden que lo que les une vale más que lo que les separa y, guiados por la solidaridad, mantienen el criterio de que la unión hace la fuerza. Incluso si el pescador gaditano acude a una taberna de Mieres donde los parroquianos hablan en asturiano, todos pasarán al castellano sin nadie pedírselo con tal de que el visitante pueda intervenir en la conversación sin trabas.

Algo semejante podríamos encontrar entre un labriego zamorano y un artesano de Alcoy, y así podríamos seguir dando múltiples ejemplos en los que la inteligencia consigue que los implicados decidan mantener la unidad en lo fundamental, cultivando sus diferencias en lo accidental. Y claro que ni el zamorano ni el alcoyano se sentirán en tierra extraña ni serán mirados con recelo por parte de la población cuando estén de viaje por allí.

Ese es el horizonte de futuro en un mundo cada vez más globalizado, para bien, si sabemos aplicarle a esa realidad inevitable la inteligencia necesaria.


* Escritor
15
comentarios
  • 15|Jose Luis dijo
    El órdago lanzado -y mantenido..., con la ayuda de "interesadas" comprensiones- por los independentistas/catalanistas dice mucho de su extraordinario cinismo: interpretan el "guión" que les dicta su supremacismo, pretendiendo obviar no tan solo el marco legal, sino aun la inteligencia de los españoles- "inferior", claro... ¡Qué necios nos puede hacer la vanidad!
  • 14|Pablo Barrena dijo
    Javier acierte de pleno en poner ejemplos que implícitamente incitan a reflexionar, en un mundo cada vez más global, sobre las relaciones históricas entre quienes buscan separar sociedades en España y los que desean mantenerlas unidas.
  • 13|TERESA CORRO dijo
    Es triste recordar que para algunos catalanes la inteligencia del resto de los españoles deja mucho que desear. Siempre se valoró por todos el avance y el progreso de Cataluña. El supremacismo es retrógrado y la diversidad nos enriquece
  • 12|Ana López Trenco dijo
    Muy buen artículo. Siempre tan acertado, Javier.
  • 11|ANDRÉS dijo
    Mi mujer es holandesa y nos entendemos a la perfección...es más, las diferencias culturales e idiomáticas nos han hecho crecer y nos ha estimulado.
  • 10|Belén dijo
    ¡Viva la diversidad!
  • 9|Marta dijo
    Cuanto más diversos, más democráticos
  • 8|LAURA dijo
    Pues a ver si se aplican el cuento los políticos con Cataluña...
  • 7|ANA dijo
    No podría estar más de acuerdo con este artículo...la diversidad enriquece y estimula,nos hace ganar y no perder.
  • 6|Ramón dijo
    Ahora hay demasiada pesadez con la diversidad. Que si, que hay que respetar a todo el mundo, pero que tampoco nos pasemos.
  • 5|Javier dijo
    Antes en nuestro país éramos todos iguales. Muy aburrido. Ahora nos parecemos cada vez más a otros países más multiculturales
  • 4|Alba dijo
    La diversidad es muy importante. Respetarla supone garantizar los derechos de todos y ser sociedades tolerantes.
  • 3|Melero dijo
    Parece mentira que los políticos no se enteren de todo esto, no que luchan para que nos matemos entre unos y otros
  • 2|Víctor H. dijo
    En la diversidad está la riqueza
  • 1|Ruth dijo
    Hace 20 años me asombraba la diversidad de países vecinos como Francia, pero hoy en día ya no es novedad
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine