aragóndigital.es
Lunes, 27 de enero de 2020
Deportes
1/1/2002

Rojo afirma que hay una campaña contra él

Pablo Almazán
Chechu Rojo antes del entrenamiento de Nochevieja
Chechu Rojo antes del entrenamiento de Nochevieja
Zaragoza.- A las manecillas del reloj aún les faltaba más de seis horas para alcanzar las doce de la noche para, así, marcar las doce de la noche, justo el punto y despedida del 2001 y, al mismo tiempo, de bienvenida del 2002. Un pequeño grupo de aficionados zaragocistas apuran en los aledaños del estadio de La Romareda el tiempo libre que les queda antes de dirigirse, en la mayoría de los casos, a sus respectivos domicilios para festejar el antepenúltimo episodio de la Navidad. Y no les ha importado la amenaza de lluvia con tal de recibir al plantel blanquillo después de que éste haya permanecido una semana de asueto. Ver, de calle, a sus ídolos y pedirles, previa palmada en la espalda, el enésimo autógrafo, era lo máximo que pedían.

Su objetivo se ve cumplido. Como si su alegría fuese tan desbordante como para proyectar su sobrante a los inquilinos del estadio municipal zaragozano, los Acuña, Jamelli y compañía van apareciendo, poco a poco, para comenzar la primera sesión preparatoria. A las seis menos cuarto llega Chechu Rojo. Vestido de sport y con una pequeña bolsa sujetada por su mano derecha, el entrenador vizcaíno saluda a todos los presentes y firma algún que otro autógrafo. Incluso, antes de entrar en el recinto, se para unos minutos para dialogar con una aficionada.

“No, no hago declaraciones. A los periodistas, os atiendo: no obstante, no os voy a hacer ningún tipo de comentario”. Tras la sorpresa por no entender la ambivalencia oral de Rojo “os atiendo, pero no hago declaraciones”, y sin llegar siquiera a valorar ni por qué el técnico incumple la obligación tácita de dialogar con los medios de comunicación, ni cómo se puede permitir que ningún empleado de la entidad desprecie la oportunidad de contactar, gratuitamente, con parte de los incondicionales del club, llegaría la frase lapidaria.

Mientras Chechu Rojo pone su rúbrica en los papeles de algunos chavales, la aficionada que antes había dialogado con él se le acerca de nuevo y le habla sobre las últimas muestras de desagrado que el entrenador zaragocista ha padecido. Y la respuesta del técnico vasco resulta contundente. “Sé que todo cuanto se está haciendo en mi contra está todo preparado, pero no me importa”, afirmó Rojo.

Y así, demostrando que no olvida ni su particular guerra contra muchos, ni su papel de víctima, aun sin demostrar quién es el responsable de la, según el, orquestada campaña que viene sufriendo, el preparador abrió la puerta de acceso al vestuario blanquillo. Rojo se está tomando el turrón, aunque, por lo visto, en mayor cantidad de lo hubiese sido conveniente. Si no, cómo se entiende que, antes de reanudar el tajo, ya esté proclamando ser una diana teledirigida.
comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.