aragóndigital.es
Lunes, 27 de enero de 2020
Deportes
9/1/2008

El Zaragoza no puede vencer al Racing en la ida de los octavos de final (1-1)

Guillermo Rodríguez Luzón

Zaragoza.- El Racing venía a Zaragoza sin miedo ninguno ya que su situación liguera es superior a la del Real Zaragoza. Afrontaba la Copa del Rey sin ninguna presión y pronto lo hizo notar en el terreno de juego dominando los primeros instantes de juego.

Sin embargo, hoy no estaba delante el mejor portero del mundo, y Oliveira en el minuto 21 conseguía perforar la meta racinguista merced a un lanzamiento de falta que se colaba por debajo de la barrera consiguiendo poner en ventaja al conjunto de Víctor Fernández. El equipo cántabro, que había gozado de ocasiones para marcar, incluido un tiro al poste de Pablo Álvarez, se veía por debajo en el marcador.

El Real Zaragoza pasó a dominar el encuentro a partir del gol. Las ocasiones de gol pasaron a ser del conjunto aragonés y tanto Diego Milito como Oliveira pudieron ampliar el marcador. Sin embargo, fue Diogo el que se encargó de animar al público asistente, tanto por el despliegue ofensivo como por sus acertadas intervenciones en defensa.

Segunda mitad

La segunda parte comenzó plácida para los intereses maños. El Real Zaragoza trenzaba buenas jugadas ofensivas pero el cansancio de algunos jugadores minaba el poder ofensivo zaragozano. La salida al campo de Andrés D’Alessandro dividía a La Romareda entre sus detractores y los que aún confían en la profesionalidad y la calidad del argentino, quien nada más salir al campo dispuso de la más clara ocasión, pero decidió pasar el balón en lugar de chutar a puerta con lo que la oportunidad de gol se desbarató.

En el minuto 28, una de las pocas internadas del equipo cántabro acabó con un claro penalti de Sergio Fernández, que fue expulsado con roja directa por el colegiado. El encargado de lanzar y transformar la pena máxima fue Ezequiel Garay, un central en alza al que seguir de cerca.

El empate en el marcador animó a los jugadores de Víctor Fernández, que dispusieron de varias ocasiones, la más clara en un mano a mano de Oliveira con Coltorti que el portero del Racing despejó adivinando las intenciones del brasileño. El Zaragoza pese a estar con un jugador menos estaba siendo muy superior a su rival, que se limitaba a defender las acometidas zaragocistas.

El partido finalizó con una sonora pitada al colegiado. Sin embargo, aún queda el choque de vuelta en El Sardinero, que será a vida o muerte con dos equipos que buscarán el paso a los cuartos de final de la Copa del Rey. De momento, pese a la mejoría en juego, los resultados continúan con su trayectoria negativa.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.