aragóndigital.es
Viernes, 12 de agosto de 2022
Sociedad
8/5/2009

Aragón firma con el MARM un convenio de restauración hidrológico forestal para el periodo 2009-2010

Redacción

Zaragoza.- El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino firmará con Aragón, en las próximas semanas, el convenio de restauración hidrológico forestal para el periodo 2009-2010. El MARM invertirá en las Comunidades Autónomas más de 47 millones de euros en actuaciones de restauración hidrológica forestal durante este periodo.

A través de la Secretaría de Estado de Medio Rural y Agua, el Ministerio suscribirá en las próximas semanas los primeros 12 convenios con Comunidades Autónomas que permitirán desarrollar las actuaciones previstas. Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia, La Rioja, Madrid, y Valencia serán las autonomías cuyos convenios se firmarán primero, mientras que Murcia, Extremadura y Andalucía lo harán con posterioridad.

La restauración hidrológico forestal comprende un amplio abanico de acciones, tanto sobre la cubierta vegetal como sobre la red hidráulica de drenaje, que deben interpretarse de manera unitaria y coordinada, de acuerdo con el estado de deterioro detectado y con los usos del territorio compatibles con la preservación de los recursos naturales de vegetación, agua y suelo en el conjunto de España.

Frenar la erosión y la desertificación, así como preservar y mejorar la diversidad biológica de los ecosistemas forestales son algunos de los objetivos de estas medidas. Estos proyectos son complementarios a los de análogas características del Plan E, y por tanto, cuentan con presupuestos específicos, independientes y adicionales a los del citado Plan E.

El Ministerio ha destinado, entre 2005 y 2008, más 80 millones de euros a la realización de trabajos de repoblación, tratamientos selvícolas y acciones de corrección sobre cauces torrenciales y ramblas.

En el marco de la situación económica actual, la puesta en práctica de este tipo de actuaciones conlleva el beneficio añadido de la creación de puestos de trabajo como consecuencia de la utilización de un gran porcentaje de mano de obra rural.

Estos efectos sociales son complementarios a los medioambientales, y en el diseño de los proyectos se compatibilizarán no solo criterios sociales, sino también de biodiversidad, multifuncionalidad y sostenibilidad de los montes con criterios hidrológicos, buscando optimizar el papel de estas áreas en la regulación hídrica y en el mantenimiento de la calidad de las aguas y de los ecosistemas, sin olvidar los fines tradicionales de protección y control de los procesos erosivos y de desertificación. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia