aragóndigital.es
Lunes, 27 de enero de 2020
Deportes
11/9/2002

Y llegó la victoria

Redacción
Imagen de archivo
Imagen de archivo
Zaragoza.- Buenas vibraciones en “La Romareda”. Excelente debut del paraguayo Toledo, el deseado por Flores para la banda izquierda de la defensa. También del canterano Soriano, después de haber triunfado en el Recreativo. El joven Corona, tras dos años casi en blanco, ganaba más crédito. Ya recuperado de sus lesiones, Drulic estuvo atento, tras salir del banquillo, a la indicación de su entrenador para saltar al césped y así intentar acabar con el mal fario que le persigue desde su llegada. La afición local, diezmada su presencia al ser día laborable y por los atascos que sufre la capital, se permitía recordar, con Real Sociedad como rival de los locales, los cercanos tiempos de su equipo en Primera División. Y hasta pensaba, visto el marcador, en la conquista de su sexto entorchado en la competición copera. Por eso, hasta ni se protestó en demasía el trabajo del árbitro de la contienda, López Nieto, ni, por otra parte, se quiso acordar de ausencias como la de Valbuena.

Una gran jugada de Soriano estuvo a punto de servir para inaugurar el marcador. El portero visitante, Westerveld, puso de su parte para que la pelota entrase. Pero como Galletti no estuvo acertado... No obstante, y pese a que aún hay muchas cosas que mejorar, el trabajo de Toledo y Soriano hacían olvidar, en parte, el choque del estreno liguero frente al Córdoba.

La salsa del gol, con sus antesalas y consecuencias, se vivieron con intensidad en la primera mitad de este periodo inicial. Soriano marcaba su primer tanto. Acto seguido dos probables injusticias: expulsión de Komljenovic y empate visitante, de penalti transformado por medio del internacional De Pedro. Y otra pena máxima, en esta ocasión cometida por el realista López Rekarte, que vio cartulina amarilla en lugar de roja, permitía a Yordi adelantar de nuevo a su equipo.

Esas incidencias provocaron, por ejemplo, que Toledo pasase al centro de la zaga, mientras que David Pirri ocupaba la plaza del paraguayo. Flores hacía calentar parte de su banquillo. Pero todo quedaba pendiente de la segunda parte. Mientras, con menú futbolero más sabroso que nunca, a soñar de nuevo con algo bonito.

DRULIC FIRMÓ LA SENTENCIA

Flores trató de aguantar su ventaja en el marcador y compensar su inferioridad numérica. Rebosio entraba en lugar del argentino Galletti. Y el correspondiente nuevo cambio táctico (Corona se estiraba a la parte derecha) pretendía dar más solidez a la escuadra aragonesa.

Pero el conjunto vasco comenzó muy pronto a dominar en la línea medular. Se buscaba la llegada del turco Nihat y del balcánico Kovacevic. Sin embargo, el guardameta blanquillo Miguel parecía todo un veterano empeñado en clasificar a su equipo y, así, convertir a la Real en uno más de los equipos de Primera que caían a la primera de cambio en el torneo del k.o.

La entrada en escena de Drulic, en lugar de Yordi, animaba aún más a la grada. Y eso que los jugadores donostiarras buscaban con anhelo cómo no caerse, por quinta vez consecutiva, a la primera de cambio de la Copa del Rey. No obstante, los pupilos de Flores multiplicaban su esfuerzo para inaugurar el capítulo de alegrías de la temporada.

Sin crear juego, con un jugador menos, con el rival dueño constante del esférico, con la inquietud de que le igualasen el tanteador, con los minutos haciéndoseles horas... Mucho sufrimiento para los de casa, pero con recompensa. Y es que Drulic marcó su primer gol oficial con la elástica blanquilla. El Zaragoza comienza a ilusionar.
comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.