ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Martes, 21 de mayo de 2019
Zaragoza
1/11/2009

Cuatrocientos moteros toman las calles de Tarazona

Nora Bermejo Uriaguereca
Más de cuatrocientos moteros se reúnen este fin de semana en Tarazona
Más de cuatrocientos moteros se reúnen este fin de semana en Tarazona

Tarazona.- Más de cuatrocientos moteros se pasean desde este sábado por Tarazona. El motivo, participar en la concentración de ‘La Cipotegato’ organizada la Asociación Motera Las Ratas del Queiles.

El club turiasonense no ha estado sólo a la hora de desarrollar esta cita, que ya alcanza su sexta edición, sino que ha contado con la ayuda de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, la Diputación de Zaragoza, el Ayuntamiento de Tarazona y el de Vera de Moncayo.

‘La Cipotegato’ ya está muy asentada en el calendario, y la gente la espera con ganas, siempre en torno a la festividad de Todos los Santos. “Hemos sobrepasado con creces las expectativas, hay más de cuatrocientos moteros. Como ya habíamos cerrado las inscripciones por el tema de las comidas, hay gente que ha tenido que comer por los bares y restaurantes de la ciudad”, ha dicho María José Barriga, miembro de Las Ratas del Queiles, aunque no como motera, sino como paquete.

Y es que el motoclub turiasonense cuenta con 78 miembros, pero sólo hay una mujer motera, que precisamente se ha casado hoy y ha contado con el acompañamiento de sus compañeros y sus motos en la boda.

En la concentración se han reunido moteros de Épila, Mallén, Magallón, Aranda de Ebro, o Zaragoza, pero no sólo acuden de Aragón, sino también de otras comunidades cercanas. Los participantes duermen en el polideportivo municipal, que se utiliza como zona de acampada, aunque el centro neurálgico de toda la actividad es el recinto ferial. En una de las naves se realizan las comidas, y en la otra están los puestos de venta, el escenario y el bar.

Un grupo de moteros descansando mientras se divierten con los juegos y las exhibiciones de sus compañeros

Este domingo por la tarde, los juegos moteros, el circuito de quads infantiles y los castillos hinchables para niños, se han desarrollado en el patio del cercano colegio Joaquín Costa, que ha cedido sus instalaciones para la ocasión. Pero sin duda, uno de los momentos más especiales tendrá lugar esta medianoche, cuando los moteros recorran disfrazados y con antorchas el casco antiguo para celebrar la noche de Halloween.

El buen tiempo está colaborando sin duda a que la concentración de este año sea más multitudinaria que las anteriores. “Ya era hora, está haciendo un tiempo maravilloso, porque el año pasado nos llovió el viernes y el domingo, y sólo pudimos aprovechar el sábado, y la lluvia y la moto son incompatibles”, ha recordado la motera de Las Ratas del Queiles.

“Hay que trabajar mucho, preparar Tarazona y los alrededores, y hacer esta concentración y que no te venga gente por culpa de la lluvia te destroza mucho psíquicamente, porque piensas todo lo que has trabajado para nada”, ha añadido Barriga.

Mañana, tras desayunar en el pabellón del recinto ferial, se realizará una ruta corta por Moncayo. Tras un pequeño almuerzo, la concentración se despedirá hasta el año que viene a la una del mediodía. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Luis Iribarren

Luis Iribarren

Margarita Nuez: Tijeras y dedales yeyé desde Foz Calanda

Porque Aragón también fue arte en forma de moda con mayúsculas en los 60. No solo la mejor poesía social a cargo de José Antonio Labordeta, no solo cine denuncia de poderosa fotografía con Carlos Saura, no solo la capital del rock hispano y de las sinfonolas por obra y gracia de la base americana… Tampoco la mejor escultura de la mano de Pablo Serrano, sucesores de Gargallo...