aragóndigital.es
Miércoles, 21 de agosto de 2019
Economía
18/1/2010

Los hosteleros aragoneses dicen que más de 1.600 bares y cafeterías se verán obligados a cerrar si se prohíbe fumar

María José Crespo Roig
Los hosteleros creen que no es el momento de aplicar esta reforma
Los hosteleros creen que no es el momento de aplicar esta reforma

Zaragoza.- El 24% de los bares y cafeterías de la Comunidad se verán obligados a cerrar como consecuencia de las pérdidas que les conllevaría el que se prohibiera totalmente el poder fumar en sus establecimientos, de manera que de los 6.800 locales de esas características que hay en Aragón, serían más de 1.600 los que irían a la ruina.

Éstas son las cifras que manejan los hosteleros españoles, y entre ellos los aragoneses, que han dado este lunes una rueda de prensa simultánea en varias ciudades de España para alertar de las “graves pérdidas” que supondría para el sector esta nueva normativa, una reforma legal para la que consideran que “no es el momento”.

En la rueda de prensa han estado presentes el presidente de la Asociación de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza, Pedro Giménez; otro de sus miembros, Jorge Bernues; el vicepresidente de la Asociación Provincial de Teruel de Empresarios Turísticos, Luis Soler, y el representante de la Asociación de Hostelería y Turismo de Huesca; Roberto Pac.

Para hacer sus cálculos, los hosteleros han analizado lo ocurrido en Irlanda, único país donde se ha impuesto la prohibición total de fumar en hostelería, y donde han cerrado el 24% de los bares.

Según ha explicado Giménez, esta normativa ha provocado una caída de ventas del 10%, ya que afirman que en torno al 40 ó 45% de su clientela está vinculado al consumo de tabaco. Además, dicen que en el caso español “se sumará el derrumbe de ventas causado por la crisis”, lo que hará que la situación “sea absolutamente insostenible” especialmente para las microempresas.

La Federación de Española de Hostelería estima que la prohibición provocará en España una menor frecuencia de visitas en un porcentaje importante, tanto de clientes fumadores como de no fumadores, y una caída de las ventas, que en los restaurantes se situaría en torno a un 7% y en los bares y cafeterías entre un 10% y un 15%. Para los locales de ocio nocturno se señala un impacto negativo de más del 15%.

"No es el momento"

Ante estas estimaciones, los hosteleros creen que “no es el momento” de aplicar esta reforma y defienden la norma actual, pues entienden que “no es muy serio que una ley que entra en vigor en enero de 2006 se pueda ver afectada en casi su totalidad en 2010 porque va en contra de los principios de seguridad jurídica”, ha dicho el representante de los hosteleros oscenses, Roberto Pa.

En este sentido, los empresarios abogan por que “se continúe con la ley actual” pero que además “se continúe con un sistema que está en marcha en muchos otros país de la UE, es decir, que hay zonas de fumadores”, añade Pa.

Por parte de los hosteleros turolenses, Luis Soler también cree que “no es el momento de prohibir” el tabaco. “Estamos en una situación peligrosa para todas las empresas, sobre todo para las pequeñas, y creo que no es momento de poner más trabas a poder desarrollar nuestras actividades, que son tan lícitas como cualquier otra”, ha aseverado. Además, consideran que con este tipo de actuaciones “se enfrenta a las personas y a los empresarios”, va a costar mucho dinero al sector y no va a reducir el consumo de tabaco.

Los empresarios abogan por que se continúe con la ley actual

En cuanto a las alternativas a la reforma, además de seguir con la ley vigente, los hosteleros proponen impulsar el convenio que firmaron con el Ministerio de Sanidad para difundir el conocimiento de la actual ley para facilitar su implantación e introducir mejoras de ventilación en los locales. “Sabemos que el tabaco hace daño, pero también el alcohol en exceso y las grasas, o tomar el sol demasiado. No es el momento de cortar el tabaco, quizás habría que buscar más fórmulas, como el que los establecimientos tengan buenas renovaciones de aire”, ha dicho Pa.

También exigen cambiar el mensaje de las campañas puestas en marcha por el Gobierno contra el tabaco, unas actuaciones en las que los empresarios creen que se les “culpabiliza” de que la gente fume. “El problema es el consumo de tabaco, no donde se fume. Hay que insistir más en las medidas sanitarias contra el consumo de tabaco”, ha subrayado Bernues.

Endurecimiento de la ley

El Ministerio de Sanidad, por su parte, ya anunció en 2009 haber iniciado los contactos para que la reforma de la Ley Antitabaco cuente con el apoyo social y político necesario, a fin de que se aplique "en la mayor brevedad posible", tal y como aseguró la ministra Trinidad Jiménez durante una visita en Zaragoza.

La reforma ampliará la prohibición de fumar en todos los establecimientos públicos, para que no se pueda fumar en ningún bar, restaurante, zona de ocio o espacio público cerrado.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.