aragóndigital.es
Lunes, 27 de enero de 2020
Deportes
7/11/2002

Adiós a la Copa del Rey: Zaragoza 1 - Alavés 2

Redacción
Imagen de archivo
Imagen de archivo
Zaragoza.- La cita en La Romareda se presentaba muy desigual en cuanto al pedigrí en la Copa del Rey de los contendientes. El equipo anfitrión, el Zaragoza, presumía de tener cinco Copas del torneo del k.o. en sus vitrinas, fruto de igual número de victorias tras nueves finales disputadas. Por el contrario, la tarjeta del Alavés aún no se había estrenado. Además, los mimbres entrenados por Paco Flores podían alardear de ser los únicos que han sido capaces de ganar durante esta temporada en partido oficial al líder de Primera División, la Real Sociedad, al que eliminaron en treintaydosavos de la Copa.

Los blanquillos también contaban con la ventaja de que esta ronda era la última que se disputaba en terreno del cuadro de inferior categoría y a partido único. Mientras, los pupilos de Mané sólo oponían a su favor un dato: ahora militan en la élite, donde cumplen su décima campaña, una por encima que sus rivales, que han estado 49 campañas arriba del todo. En lo que sí coincidían ambos técnicos era en colocar hasta siete novedades en sus onces respectivos. Y es que, a la hora de la verdad, si hay ascenso, una copa de más merecerá el aplauso de todo; pero si no se sube, cualquier otra supuesta conquista acabaría fermentándose contra los mismos protagonistas. Pero Goliat, el Alavés, pudo, con David, el cuadro de Flores.

La noche comenzó mal para los de Flores. Un error de la zaga local fue aprovechado por Rubén Navarro –siempre incombustible en La Romareda y otra vez en el estado de forma que atesoraba en el Numancia- para colocar el 0-1, resultado que hacía justicia al trabajo de ambos conjuntos. Sólo había pasado un cuarto de hora, pero ese tanto rompió el baúl de recuerdos variados. Bastantes aficionados casi ni se acordaban cómo jugaba David Pirri. Muchos más miraban –los que podían- hacía el banquillo. Allí, a duras penas reconocían a Valbuena, en su primera convocatoria oficial, Komljenovic, Jamelli -llamado tras la lesión de Iñaki-, Generelo e Iban Espadas.

Y es que, con un once más o menos fijo en la Liga, bastantes de los nuevos fichajes, algunos de los veteranos y parte de la cantera deberán dejar foto para ser reconocidos vía cromo. Algunos aficionados locales también sentían cierta añoranza recordando nombres de ciertos jugadores del Alavés: Dutruel, Geli, el ex-zaragocista Luis Helguera –tras su paso por el Udinese- o el rumano la “cobra” Illie.

La sentencia llegó por medio de Rubén Navarro, por supuesto. El delantero de la cantera del Valencia volvió a superar al dúo de centrales blanquillos. Los mimbres de Mané acertaban, a la contra, casi el cien por cien de sus ocasiones. Se olía fragancia de despedida del torneo del k.o. en La Romareda. Eso sí, sin que faltase la lluvia. Y había justicia: el Alavés, sin apenas esfuerzo, demostró su superioridad.

CANI

Tras la reanudación, Cani dio una doble alegría al respetable. Por una parte, abrió la puerta de una esperanza que casi nadie tenía. Por otra, aquélla veía cómo su nuevo ídolo inauguraba su cuenta anotadora con el primer equipo aragonés en partido de competición oficial.

No tuvo continuidad la diana de Cani. En realidad, las huestes de Flores no gozaron ni siquiera oportunidad de igualar la contienda. Mientras, Jamelli e Iban Espadas entraban como recurso artillero de última hora.

Y llegó el adiós. El Zaragoza ya no está en la Copa del Rey. Ahora, sin rechistar, tiene que centrarse en un objetivo de casi obligado cumplimiento: el ascenso. La ciudad y su afición, su historia y su presupuesto se lo piden.
comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.