aragóndigital.es
Jueves, 17 de octubre de 2019
Tribuna Digital
13/2/2012

"Si no las pones, no vuelas"

Marian Rebolledo

¿Qué diferencia a Ryanair de otras compañías que reciben abundantes subvenciones por seguir trabajando en Aragón? Pues que Ryanair tiene un presidente que está p’allá y que se comporta como un hooligan del aire porque quiere y porque puede. En lo demás, no se diferencia en nada. Hay compañías cuyos ejecutivos, impecablemente trajeados, chulean a los representantes de las administraciones mientras se fuman todos juntos un puro y miran a trasluz la copa de brandy. "Ya sabes que para permanecer aquí, necesitamos vuestra ayuda –dicen-, sobre todo porque damos empleo a mucha gente, y fíjate tú si nos vamos a otro sitio, que podríamos, el agujero que os hacemos aquí…" Y dichos representantes se hacen los tontos, consideran que están negociando, en vez de claudicando, sueltan una risita y pagan, porque todo es fino y elegante y el mundo, aunque injusto, es así.

En cambio, Michael O’Leary va a las reuniones en camisa, y a veces hasta en camiseta promocional de su compañía, y no se entretiene fumando nada. Como mucho, se puede comportar como si viniera fumado ya de casa. Hace unos días, sin ir más lejos, tuvo que salir del aeropuerto de Bilbao escoltado por la Ertzaintza porque acababa de hacerles la peineta a los trabajadores de Spanair que se habían concentrado allí para acusar a Ryanair de haber hundido a su compañía reventando costes y precios. O’Leary les vino a decir, más o menos, que él les ofrecía trabajo, que empezaran a pedirlo, pero que tienen que abrir cuenta en Gibraltar para cobrar, y que él pagará las tasas en Irlanda. Y que puestos a globalizar la miseria, sus condiciones laborales (y esto lo digo yo) serían aproximadamente las de un bracero en Haití. Por saber todos a qué atenernos.

Así que estábamos con que el Gobierno de Aragón está negociando con la compañía para que no se marche de Zaragoza a operar a otro destino. Como dice el consejero Bermúdez de Castro, "con Ryanair, si no las pones no vuelas" y las redes sociales se encienden por considerar que nos rendimos ante O’Leary. Pero vamos a ver: lo que diferencia a Ryanair de Spanair es que los ejecutivos de la segunda compañía son bastante más ineficaces (aunque seguro que más elegantes). Ambos (Ryanair y Spanair) vienen recibiendo subvenciones multimillonarias, pero unos quiebran y otros siguen operando. Así que el dilema, y siento ser tan bruta, está en si queremos que nos chuleen a las bravas (modelo Ryanair) o preferimos el cortejo elegante para que luego nos planten al pie del altar, con el banquete ya pagado.

Y para los detractores del servicio de Ryanair en Zaragoza (que si ellos no lo usan, que si para qué sirve) habría que recordar que los vuelos son de ida y vuelta, que no solo sacan gente de Zaragoza, sino que la traen de otros países, y que (y esto es fundamental) estamos ante uno de los pocos casos en los que sabemos exactamente cuánto nos cuesta esta práctica político/económica tan pintoresca  de “o me das, o me las piro”. Que tenga que resultar refrescante semejante desvergüenza...


Periodista
comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.