aragóndigital.es
Viernes, 12 de agosto de 2022
Zaragoza
18/6/2012

El Museo del Fuego recibirá a sus primeros visitantes este viernes

Claudia Ortín Sancho
Este espacio abrirá el próximo 22 de junio
Este espacio abrirá el próximo 22 de junio

Zaragoza.- Tres legislaturas y más de seis millones de euros después, parece que, por fin, el Museo del Fuego tiene todo preparado para abrir sus puertas el próximo viernes, 22 de junio. Una fecha que se ha hecho esperar, debido a numerosos inconvenientes de carácter financiero en el transcurso del proyecto. Este espacio completa la oferta cultural de la ciudad y, además, contribuye a revitalizar el Casco Histórico de Zaragoza.

Este edificio recoge la historia de lo que han supuesto las tecnologías y cómo se ha afrontado la lucha contra el fuego en Zaragoza. Todo a través de cerca de 6.000 piezas catalogadas, objetos y materiales gráficos para que los visitantes no pierdan detalle.

Esta muestra se ha instalado en la planta baja y también en el subterráneo del edificio. Dos plantas de historia que ha costado casi 14 años sacar adelante y en la que han colaborado diferentes comunidades y países.

El concejal de Bomberos, Laureano Garín, ha destacado una de las piezas más importantes de la muestra. Se trata de un pendón de Bomberos de Zaragoza que tiene 125 años de historia, fue recuperado y restaurado por una orden religiosa y ahora, ha indicado, “está como nuevo”. Este tipo de joyas, ha sostenido Garín, “tienen que permanecer y formar parte de nosotros porque lo que se recoge es la historia de nuestra ciudad”.

Garín se ha mostrado “muy satisfecho” con lo que se va a exhibir. Los bomberos, ha señalado, “han viajado mucho” y han comprobado que “es difícil encontrar un museo que tenga las piezas que vamos a mostrar nosotros”. Con este proyecto, ha apuntado el concejal, “esperamos contribuir a engrandecer esta ciudad”.

Lo que fuera el Convento de Mínimos de la Victoria, en la calle de Ramón y Cajal, recibirá a sus primeros visitantes la semana que viene como Museo del Fuego. Sin embargo, ya hace meses que los zaragozanos pueden sacarle partido a este edificio histórico. Y es que la Universidad de Zaragoza quiso aprovecharlo habilitando salas de estudio para los jóvenes.

También se imparten entre sus paredes cursos de español para extranjeros. Unos cursos que están teniendo gran expectación. Tanto es así, que está previsto que por sus aulas pasen más de 1.000 estudiantes, orientales en su mayoría.

comentarios
Sin comentarios en la noticia