aragóndigital.es
Jueves, 9 de abril de 2020
Sociedad
16/8/2012

"Cuida con lo que deseas porque puede ser que se cumpla"

Alejandro Royo Zaragozano
La montaña es una de las pasiones de Diego. Foto: www.historiasdediequito.es
La montaña es una de las pasiones de Diego. Foto: www.historiasdediequito.es

Zaragoza.- La cita que sirve de título a esta entrevista es una de las máximas de Diego Celma, un joven publicitario aragonés que va a pasar tres meses de prácticas en el Departamento de Comunicación de la Embajada de España en la India. Una tarea que no le es ajena ya que anteriormente desempeñó una función similar en la Embajada de España en Ecuador.

La cercanía de la cordillera del Himalaya, meca del montañismo, fue uno de los factores decisivos para decantarse por esta opción entre una lista de trece posibles destinos. Montañero apasionado, este maellano ha llevado el estandarte de su localidad a algunas de las cumbres más elevadas de los Andes, como el Cotopaxi.

De su trabajo, de sus aventuras en la montaña, de sus vivencias en un país como la India, Diego Celma dará buena cuenta en su blog: www.historiasdediequito.es.

Pregunta.- Inicia una nueva etapa profesional. ¿En qué va a consistir?
Respuesta.- Se trata de una beca para trabajar durante unos meses en la embajada de España en la India. Allí desarrollaré labores de comunicación, prensa y redes sociales. Espero aprender mucho, pero sobre todo me atrae la experiencia vital que va a suponer vivir en aquel país.

P.- ¿Por qué la India?
R.- Estaba muy interesado en viajar a algún destino exótico y de la lista de posibles destinos, la India fue mi primera elección. Siempre me ha llamado la atención ese país porque se trata de otro estilo de vida, otra religión, otra cultura... También me ayudó a decidirme la cercanía a la cordillera del Himalaya.

P.- Allí podrá practicar una de sus grandes pasiones: la montaña...
R.- Así es. Antes de comenzar la beca voy a ir a Nepal. Allí quiero hacer principalmente trekking de altura. En el Himalaya no subiré ningún ochomil porque aún no estoy preparado. Quizá me plantee ascender algún seismil pero lo valoraré una vez allí. También depende de cómo estén las infraestructuras, porque la montaña está muy cerca, a unos 150 ó 200 kilómetros, pero las carreteras no son como las de aquí.

Diego Celma ha desarrollado anteriormente el mismo trabajo en la Embajada de España en Ecuador
Diego Celma ha desarrollado anteriormente el mismo trabajo en la Embajada de España en Ecuador

P.- Entre quienes viajan a la India, es casi unánime el sufrir un tremendo choque emocional. ¿Le da miedo volver "tocado" en ese sentido?
R.- Un poco de miedo siempre hay, porque el shock cultural va a ser muy grande. Se trata de experimentar nuevas costumbres, nuevos colores, olores, sabores, nuevas músicas... Me tendré que adaptar en un mes y actuar como ellos desde el principio para vivir en un nuevo país. Me gusta mucho una frase que dice: “Ten cuidado con lo que deseas porque puede ser que se cumpla”. En este caso, mi deseo fue la India y se ha cumplido. Sin embargo, ahora me da un poco de respeto la decisión tomada. Vivo sentimientos enfrentados.

P.- ¿Cómo están siendo los preparativos del viaje?
R.- Ahora estoy tramitando el visado y las vacunas. Me he tenido que vacunar contra el cólera, contra la polio, hepatitis A... Voy a tomar además un tratamiento contra el paludismo, que no tiene vacuna.

Mientras tanto, en lo burocrático, Asuntos Exteriores va a emitir una nota verbal para que tramiten el visado. Nosotros no tenemos muchos problemas para ir allí. Sin embargo, quienes vienen de ese tipo de países a España lo tienen más complicado.

P.- No es su primera estancia fuera de España. Estuvo en la Embajada de España en Ecuador...
R.- No. En aquella ocasión fue diferente porque sabía que mi destino iba a ser Quito. Era un cambio porque suponía ir al Tercer Mundo, pero fue mucho más sencillo, porque, por ejemplo, la barrera idiomática no existe.

Después de vivir allí he visto que España es una parte de Sudamérica en Europa, sobre todo por los hábitos de vida que tenemos aquí. Me fue tan bien en Ecuador que firmaría ahora mismo por que en la India me fuese igual.

P.- ¿Qué opinión tienen de España en Iberoamérica?
R.- Nos tienen en un altar porque somos el único país del primer mundo que habla español. De hecho, todo el mundo quiere venir a estudiar a España o a realizar un postgrado. Estamos muy bien posicionados porque España es la referencia del idioma castellano en el mundo desarrollado.

P.- ¿Nos parecemos en algo más que en el idioma?
R.- Como he dicho, también en algunos hábitos, pero la verdad es que en Sudamérica funcionan con otro ritmo vital, mucho más tranquilo. Ecuador es un país del tercer mundo con problemas de sanidad, de inseguridad... Pese a todo, el shock no será como el de irse al corazón de Asia.

Diego relatará sus vivencias diarias en un blog (www.historiasdediequito.es)
Diego relatará sus vivencias diarias en un blog (www.historiasdediequito.es)

P.- Relató su viaje a Ecuador en su blog, www.historiasdediequito.es. ¿Va a continuar con él?
R.- Desde luego. Al releer los artículos, me acuerdo de muchas anécdotas, de muchos momentos que, de otra forma hubieran quedado en el olvido. Además es algo que aunque requiere cierto esfuerzo merece la pena y es la manera de que quede constancia tanto de tu labor como de lo que vives allí.

P.- ¿Podría salir un proyecto más ambicioso de ese blog? ¿Un libro quizá?
R.- Me gustaría hacerlo aunque por ahora no lo sé. Si continúo con mis viajes, tendré un bagaje para escribir un buen libro, pero aún no me he planteado nada.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.