ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Viernes, 24 de mayo de 2019
Editorial

1/10/2012

Litros de educación

Cerca del 70% de los aragoneses de entre 14 y 18 años reconoce haber consumido bebidas alcohólicas. El botellón es una de las actividades más comunes entre los jóvenes y una de las grandes preocupaciones de los padres y también de las instituciones. En Zaragoza, es la Ordenanza Cívica la que se encarga de regular este tipo de prácticas, pero las sanciones sólo se aplican cuando se producen molestias a terceros.

El Ayuntamiento de la capital aragonesa apuesta por los trabajos comunitarios antes que los castigos basados en multas económicas. De hecho, en 2011, de los 1.500 infractores 506 jóvenes de entre 16 y 21 años desarrollaron deberes en beneficio de la comunidad. Para impulsar esta medida, el Consistorio estudiará rebajar hasta los catorce años la edad mínima para poder realizar labores comunitarias.

La Administración local es responsable del orden ciudadano y, por lo tanto, de su mantenimiento. Por ello, tiene que buscar las fórmulas adecuadas para reducir lo máximo posible la práctica del botellón. Debe obligar el cumplimiento de las normas y también está en su mano endurecerlas si no alcanzan los objetivos para los que fueron creadas.

La actual Ordenanza Cívica no prohíbe el consumo de alcohol en las calles, plazas ni parques y la Policía Local sólo actúa cuando se están produciendo altercados o actos vandálicos. Incrementar su presencia en las zonas en las que los efectos del botellón son más nocivos podría tener un efecto disuasorio positivo, aunque no deja de ser como un parche en una rueda pinchada.

Las instituciones tienen en su mano paliar los efectos medioambientales y residuales que dejan este tipo de prácticas. Endurecer las sanciones y velar por su cumplimiento depende de las administraciones, pero no depende de ellas educar a los jóvenes en los modelos de comportamiento cívico. El papel de los padres es fundamental. Son quienes tienen la responsabilidad y es en los hogares donde se deberían aprender los hábitos de consumo saludables.

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine