ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Domingo, 8 de diciembre de 2019
Sociedad
Antonio Pardo Capdevila

1/7/2016

La DGA activa un plan para evitar la "proliferación de especies transmisoras" del virus Zika
La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un dispositivo para evitar la "proliferación" de insectos como el mosquito tigre, posible transmisor de los virus Zika y Dengue. El plan controla la llegada y el riesgo de estos insectos. Los expertos aseguran que las posibilidades de infección son "remotas".
Se han elaborado materiales divulgativos para informar a la población sobre medidas de prevención
Se han elaborado materiales divulgativos para informar a la población sobre medidas de prevención

Zaragoza.- Evitar la proliferación de especies transmisoras de virus, como el Zika, el Dengue o el Chikungunya, es el objetivo del plan de que ha puesto en marcha la Dirección General de Salud Pública, dependiente del Gobierno de Aragón, en colaboración con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.

Entre estos vectores de transmisión se encuentra el "Aedes albopictus", más conocido como mosquito tigre. Su presencia en la Comunidad se detectó en 2015, en las ciudades de Huesca y Monzón, aunque hay registros anteriores en España, en 2004. Con motivo de la presencia de estos insectos y la declaración de una epidemia por virus Zika en varios países de Latinoamerica, se ha elaborado también un Plan Nacional de Preparación y Respuesta frente a Enfermedades Transmitidas por Vectores.

Entre las medidas principales del plan, que se ha presentado este viernes en la sede del Departamento de Sanidad de la DGA, destacan la vigilancia de la enfermedad, con el objetivo de conocer la existencia de casos y evitar la transmisión local. En paralelo, se efectúa una vigilancia entomológica para identificar la presencia de vectores competentes y evaluar el riesgo para la salud humana.

Para esta última medida, la Dirección General y la Facultad de Veterinaria eligieron una serie de 20 nucleos de población donde instalaron ovitrampas, muy útiles para seguimientos semanales y a largo plazo, pero sobre todo para detectar colonizaciones nuevas. Las muestras se recogen cada quince días y son analizadas por el personal universitario.

Además, se han elaborado materiales divulgativos para informar a la población sobre medidas de prevención que contribuyen a evitar la proliferación de este vector. Se sabe que el mosquito tigre se reproduce en cualquier lugar que pueda contener pequeñas cantidades de agua estancada durante unos días, preferiblemente en recipientes oscuros.

"Posibilidad remota"

La presentación de este plan ha contado con la presencia del consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, quien ha expresado que la posibilidad de que una especie invasora infecte un virus como el Zika es "remota". En este sentido, Celaya ha recomendado "evitar alarmar a la población".

En la misma línea, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha recordado que "los 14 casos de Zika detectados en Aragón han sido importados". Pese a la presencia del mosquito tigre en la Comunidad, "la transmisión no se ha dado", ha incidido Falo.

Y es que las picaduras del mosquito tigre que se encuentra en España, el "Aedes albopictus", no conllevan la misma peligrosidad que las del "Aedes aegypti", situado en otro países latinoamericanos como Brasil.

Capacidad de adaptación

Por su parte, el investigador y profesor de Parasitología y Enfermedades Parasitaria de la Facultad de Veterinaria, Javier Lucientes, ha destacado la "capacidad de adaptación y dispersión" del mosquito tigre. "Se trata de una especie que vivía en condiciones selváticas y se ha adecuado al ambiente urbano", ha precisado Lucientes, que ha destacado que el hecho de que su actividad sea "diurna" afecta, especialmente, a la población. "Se trata de una especie realmente agresiva que sólo pica a las personas", ha añadido.

Lucientes ha señalado, además, que "los mosquitos tigre son capaces de viajar en un vehículo durante kilómetros y kilómetros, especialmente en el interior de las ruedas, donde encuentran las condiciones más adecuadas".

Como recomendaciones, el investigador ha transmitido la necesidad de prescindir de aquellos recipientes con agua estancada, propicios para la cría de larvas, como los platos de las macetas o las botellas de agua que se dejan a la intemperie.