ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Martes, 22 de octubre de 2019
Tribuna Digital
Luis Iribarren

7/4/2019

Esbozo con carboncillo minero de varias mujeres turolenses

Adoptivas o no es vuestro turno. Lo empezaré con mi propia memoria. Teruel fue clave en mi caso para que yo mirara Aragón de otra manera. Más detenida. En una farmacia de Cella su alcaldesa Concha Fuentes me hizo amarlo a golpe bullonero, rodeado de potes de cerámica de Teruel de hierbas y remedios. Desde su entorno y entonación ya tan castellanas. Comprendí a valorar la luz rojo pasión rodena contra negro lápiz de cobalto minero, con vetas de profundidad de alabastro traslúcidas. No era desierto ni tampoco lugar de hayas.

Adoro Teruel y no me molesta su nula relación con Huesca, descanso visualmente mi mirada en el Sistema Ibérico. En Berdún y Jacetania, cuna de Aragón, miramos mucho al oeste para crear y al norte para huir dulcemente, fatiga saberte cercano a lugares con tantas posibilidades, que mueven el dinero de otra forma.

Es un espejismo del que curarte al sur. París ha sido mi capital afectiva de la infancia, Zaragoza la valoro mucho solamente desde fechas recientes. Está sobrevalorado afirmar que todos los oscenses amemos Aragón por ser sus creadores, más bien padecemos su monocultivo como reserva de nieve y mermelada. Y estamos demasiado acostumbrados a que se mire hacia arriba buscando la excelencia cultural.

Lo mismo le pasa a Ángela Labordeta con Teruel, lo recuerda con especial cariño. Su mirada poliédrica sobre Aragón se la debe a que se crió en su capital, la castellana y levantina.

Volviendo a las verdaderas protagonistas de la historia, el sosiego y buen hacer de los últimos años en el sector de la recreación histórica lo marca María Rosa López Juderías al frente de la Fundación Amantes. También de Cella, como Concha y Elisa. 

Como sector emergente de su economía, la vamos a relacionar con las  truficultoras de Sarrión de la familia Doñate. Con su ejemplar proyecto agroalimentario de comercialización y elaboración de productos derivados de la trufa. Simbolizan ese municipio casi desbordado en su colegio por los niños de las familias que se están asentando como cultivadores, trabajadores de empresas de mantenimiento de los carrascales y mano de obra de transformación de nuestro oro negro alimentario. Sectores todos ellos, como la transformación del jamón, con una importantísima presencia de iniciativas y ejecución del trabajo de mujeres.

La cantera artística-literaria bajo aragonesa en la veta del periodismo persiste fogueándose desde el periódico “La Comarca” de Alcañiz, reforzada anímicamente su presencia por el alcañizano adoptivo Gervasio Sánchez. Nombres como los de Pilar Narvión o los de Concha Gimeno de Flaquer, en el segundo caso dirigió incluso publicaciones en el exilio mexicano, no deberían necesitar presentación.

Curiosa es la relación que se estableció entre la pintora de Aliaga Nati Cañada y Michael Jackson, al que llegó a retratar. Se trata de la hija del pintor Alejandro Cañada, al que ha superado en modo retratista hiperrealista. Tiene un gran gusto esta hija de Morandi y hermana de Antonio López. Los contornos afilados por la luz violenta y el cierzo del entorno de Oliete se advierten, como continuadora de las pintoras iberas de los abrigos de su comarca.
 
No podemos evitar mencionar en el presente artículo a las ayudantes turolenses que seguro que tuvo Pertegaz en Barcelona, a las figurinistas y técnicos al servicio de Luis Buñuel, a la inquietante pintora Águeda de la Pisa que compartió presencia en el Grupo Pictórico “Ruedo Ibérico” con Salvador Victoria y está presente en su museo de Rubielos de Mora.

Pero el cierre es serrano y bandolero, de personaje anterior que hubiera vivido perfectamente y sido protagonista de hazañas como las de las “Libertarias”, con plaza fija en la corte de Ramón Cabrera del maestrazgo carlistón… Se trata de Catalina Gallego, la bruja del siglo XVI de Manchones. Menudo personaje de molienda de minerales y conocimiento profundo de cocimientos de hierbas de monte. Era del campo de Daroca pero la relación del mismo antes de la configuración de provincias de Tomás de Burgos no gravitaba sobre la actual provincia de Zaragoza sino con el territorio arcilloso del Jiloca. La convierte en turolense de meseta y estepa en toda su no regla.


* Licenciado en Derecho