ESTÁ VIENDO LA VERSIÓN ANTERIOR DE ARAGÓN DIGITAL,
HAGA CLIC AQUÍ PARA VER LA NUEVA VERSIÓN
aragóndigital.es
Domingo, 18 de agosto de 2019
Sociedad
Isabel Ara López

27/2/2009

Pequeños instantes de realidad
Puedes verlos en cualquier lugar. Son inconfundibles: su cámara, su FZ a la espalda y sus ganas de capturar momentos les delatan. Son los artistas del grupo Fotógrafos de Zaragoza, nacido a través de Internet y que se reúne periódicamente para salir juntos a disparar fotos. Es su visión particular del mundo plasmada en una instantánea.
Richard Hernández dispara su fotografía
Richard Hernández dispara su fotografía

Zaragoza.- Luces, contrastes, colores, encuadres. Cámara en mano, el paseo por las trincheras de Leciñena se percibe desde un punto de vista diferente. Cuatro fotógrafos se agazapan detrás de sus objetivos, se esconden entre la maleza, detrás de los parapetos en forma de saco. Y disparan. Disparan su fotografía, su particular visión de una madera, de una trinchera. Del mundo.

La expedición de fotógrafos ha salido temprano de Zaragoza. El maletero, cargado de cámaras y trípodes. Durante el camino, la conversación gira en torno a la técnica, a los objetivos más especiales, a los caprichos que cada uno se ha dado en los últimos meses. Comparan sus experiencias y se aconsejan.

Internet les ha unido. Se denominan FZ, Fotógrafos de Zaragoza, y es un grupo de aficionados y auténticos amantes de la fotografía que se reúnen dos veces al mes (un jueves y un sábado) para salir a capturar instantes. En su página de Flickr exponen sus obras de arte, pura magia, proponen retos, misiones y juegos. Entre todos solucionan las dudas de quien está comenzando y juntos disfrutan de su mayor pasión: la fotografía. Además de las actividades regulares, de forma no periódica se organizan otro tipo de iniciativas. “Por ejemplo, este año hemos hechos dos exposiciones. La primera fue sobre el caso antiguo de Zaragoza y estuvo expuesta en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza y en la casa de cultura de Cuarte de Huerva. A partir de ahí la casa de cultura nos propuso otra exposición, sobre viajes del mundo, que estuvo ahí expuesta y a partir del cuatro de marzo podrá verse en el Joaquín Roncal”, explica el coordinador del grupo de Flickr, Richard Hernández.

Las quedadas

Primera parada, desayuno en Leciñena. Durante el café continúa la conversación sobre objetivos y técnica, que se intercala con anécdotas de los respectivos trabajos. Segunda parada, Ruta Orwell, las trincheras de Leciñena. A unos pocos kilómetros del pueblo, se encuentran estos restos de la Guerra Civil en forma de murallas y refugios. Los fotógrafos desenfundan sus cámaras y comienzan a inmortalizar todo lo que sus ojos pueden observar. Se dividen. Cada uno, a través de su punto de vista, traza un itinerario propio. De vez en cuando se encuentran entre los laberintos creados por los republicanos. Comentan sus fotos, preguntan dudas y solucionan posibles contratiempos. Estudian la luz, la perspectiva y la composición, y plasman en pixeles algo que se encuentra más allá de la pura realidad.

Varios fotógrafos de FZ

A la hora de comer, los artistas recogen sus cámaras y disfrutan de unas horas de ocio y entretenida conversación. Ríen todo el rato, y en el ambiente se palpa, como ellos dicen, “un buen rollo impresionante”. “A través de Flickr conoces a mucha gente. Estamos en contacto con compañeros de Pamplona y Madrid, aunque hemos quedado con ellos”, subraya Richard. Sin embargo, sí han salido de Zaragoza y sí han compartido experiencias con un grupo de Holanda. Fue durante el puente de diciembre, cuando viajaron a Bruselas y se reunieron con sus homólogos holandeses. “Fue una experiencia muy interesante, ver un punto de vista diferente, nos sólo de fotografía sino también cultural”, indica el fotógrafo.

La asociación y la revista

Para institucionalizar de alguna manera esta iniciativa surgida casi por azar, se ha creado la Asociación Fotógrafos de Zaragoza FZ, que dará forma al grupo y canalizará las actividades que surjan. “La ida vino desde le principio. Ya que somos un grupo grande de gente y muy activo, pensamos en montar una asociación. Nos pareció una buena idea porque puedes obtener otro tipo de ventajas y a la hora, por ejemplo, de montar una exposición siempre queda más serio decir que vienes de una asociación que de un grupo de Flickr”, señala Richard.

Los trámites burocráticos comenzaron en marzo y en septiembre obtuvieron el registro en el Gobierno de Aragón. El sábado celebraron su primera asamblea, abierta a todo el mundo interesado en comenzar a llevar a cabo nuevos proyectos. “El grupo va a ser una actividad organizada por la asociación pero seguirá abierto a todo el mundo que desee unirse, independientemente de pertenecer o no a la asociación”, explica el fotógrafo.

Los fotógrafos se reúnen dos veces al mes

Metaefezeta es el nombre de la revista del grupo. “Surgió como una idea de uno de los miembros, Javier Rincón, que quería hacer una revista para que la gente que normalmente no puede ir a las quedadas se sintiera integrada y no estuviera descolgada”, añade Richard. La fotografía, como no podía ser de otra manera, protagoniza las páginas de esta publicación, que puede descargarse on line desde la misma página del grupo. “La revista, a través de Internet, ha tenido mucha aceptación y hemos recibido comentarios de muchos sitios, incluso de grupos de Latinoamérica”, resalta el fotógrafo.

Fin de la jornada

Por la tarde la luz ha cambiado y los fotógrafos retoman la actividad. Los que no han podido acudir al punto de la mañana se van uniendo a la expedición; ahora, son más los atrincherados tras los sacos, y comienza una nueva guerra de disparos. Al atardecer, cambia la ubicación y se dirigen a la parte nacional de las trincheras en busca de la luz perfecta que ofrece el sol antes de perderse en el horizonte. Montan los trípodes y estudian los colores de las nubes. En pocos minutos el sol ha desaparecido y llega el momento de la foto de grupo, recuerdo de una nueva jornada entre amigos y cámaras. Muchas risas, y mucho frío, y la instantánea que refrenda que FZ estuvo ahí. Para terminar el día y reponerse de las bajas temperaturas y del viento, llega un nuevo momento de encuentro en torno a una mesa y, en este caso, un café caliente.